Jueves, 04 de Marzo de 2021

Otras localidades

Poco caso

Poco caso. Una vez firmado y publicado el decreto el pasado viernes, las voces letradas denunciando su fragilidad se elevaron a la enésima potencia. La respuesta oficial de ayer mismo a los primeros anuncios de presentación de recursos fueron como debían

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de suspender cautelarmente el decreto por el que se dejaba sin efecto la convocatoria electoral para el 14 de febrero, vuelve a activar el cronómetro para la carrera hacia las urnas. Nadie sabe hasta cuándo, porque la última palabra no está escrita ni desde la política sanitaria ni desde la justicia administrativa. Pero tampoco este revés puntual debería sorprender a nadie. Parece buscado. Desde la semana pasada que los juristas más destacados, académicos y en activo, venían advirtiendo de que la decisión debía estar muy bien justificada con datos, proyecciones y avales científicos específicos.

Poco caso. Una vez firmado y publicado el decreto el pasado viernes, las voces letradas denunciando su fragilidad se elevaron a la enésima potencia. La respuesta oficial de ayer mismo a los primeros anuncios de presentación de recursos fueron como debían. Todo el mundo tiene derecho a hacerlo si así lo considera oportuno. Luego, ¿a qué vienen ahora los aspavientos por la decisión urgente y provisional de la justicia a la que se empujó a que se acudiera a causa de un texto jurídicamente más que deficiente? ¿a poder utilizar de nuevo el 155 como arma defensiva? Eso parece, a tenor de algunos eslóganes esgrimidos esta misma tarde, relato que lleva a poder recuperar argumentos esenciales y sentimentales para hacer creer que siempre son los otros los culpables.

El independentismo gubernamental ni hierra ni desconoce su demostrada impericia queda compensada por su capacidad de cálculo para disponer de más munición para su campaña. Su habilidad complementaria, todo hay que decirlo en este caso, ha sido saber rodearse de sus rivales más acérrimos con quienes comparten tanto antagonismo histórico como ahora también temor electoral. Detrás otra sospecha más que ampliada. La duda razonable de que la logística estuviera a punto. Hay tantas evidencias que lo insinúan como partido queda por jugar. Ahora bien, si alguien ha pretendido provocar de momento ha ganado el primer set. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?