Viernes, 05 de Marzo de 2021

Otras localidades

HOY POR HOY HOY POR HOY Especial Hoy por Hoy desde San Sebastián con Àngels Barceló y su equipo
Un mal día lo tiene cualquiera

El día en que Estados Unidos perdió apoyo

Después de los ataques del 11-S, Estados Unidos puso el foco en Irak. Desde allí enviaron prisioneros a diferentes lugares, y algunos acabaron en Guantánamo. El 20 de enero de 2002 salieron a la luz unas imágenes en las que se mostraban las pésimas condiciones en las que allí vivían

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, los Estados Unidos no tardaron ni un mes en dirigir sus iras contra Afganistán, el país que había acogido a los terroristas de Al Qaeda que habían planificado los ataques. Y a medida que fueron ganando terreno en el país asiático, iban destinando a los prisioneros a distintos recintos de detención. Aquellos a los que se consideraba más involucrados en actos terroristas fueron enviados al otro lado del mundo, a Cuba. No, evidentemente, a la Cuba comunista, sino a una pequeña base que los Estados Unidos tienen en la isla, en la bahía de Guantánamo.

El 20 de enero de 2002, los Estados Unidos empezaron a perder parte de las simpatías que habían obtenido al ser atacados por Al Qaeda. Porque ese día empezaron a salir imágenes y descripciones de las condiciones en las que malvivían los detenidos en Guantánamo. Los prisioneros, que no habían sido juzgados de ningún crimen, estaban hacinados en celdas totalmente expuestas al frío y el calor, y salían en las fotos llevando mascarillas, orejeras, guantes y otros elementos que, según Amnistía Internacional, buscaban crear una sensación de aislamiento y enajenación. Según la ONG, las condiciones en las que las decenas de presos estaban viviendo en la base iban en contra de la convención de Ginebra, que regula los derechos de los prisioneros de guerra. Según los Estados Unidos, los detenidos no podían acogerse a esta convención por no ser miembros de ningún ejército.

Con el paso de los años, las condiciones no sólo no mejoraron, sino que empeoraron, al acumularse más presos en Guantánamo. El Reino Unido, aliado de los Estados Unidos, acertó en su diagnóstico: este tipo de tratamiento solo sirve para generar más odio contra los americanos y, por tanto, más terrorismo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?