Viernes, 26 de Febrero de 2021

Otras localidades

'HOY POR HOY' DESDE SEVILLA 'HOY POR HOY' DESDE SEVILLA Especial de 'Hoy por Hoy' con Àngels Barceló desde Sevilla

'La maldición de Lake Manor': aislados de un mundo desconocido

El italiano Roberto de Feo dirige este film de terror que destaca por una estética de abundantes contrastes

Fotograma de 'La maldición de Lake Manor'

Fotograma de 'La maldición de Lake Manor' / Loris T. Zambelli

No, ‘La maldición de Lake Manor’ poco o nada tiene que ver con la serie de Mike Flanagan para Netflix. Ambas presentan un caserón como espacio central de la trama, pero lo que allí sucede y la forma elegida para contarlo son totalmente distintas. De hecho, su título original, ‘The nest (Il Nido)’ probablemente sea mucho más acertado, pues lo que el cineasta italiano Roberto de Feo nos presenta es la historia de una madre que, después de que su hijo tuviera un accidente que le dejase en silla en ruedas, está obsesionada con que éste no salga de los límites territoriales de la mansión y lo sobreprotege de tal manera que lo que el espectador ve es un niño de diez años desconocedor del mundo y sin capacidad decisoria de ningún tipo. ¿O es lo que nos quieren hacer creer?

Porque en toda película de terror que se nutre del misterio y la intriga continua, muchos aspectos no son como parece. De primeras, en este film que llega a las salas españolas el 22 de enero, la forma de iluminación elegida, los contrastes (a veces tan excesivos que cuesta apreciar lo que ocurre en pantalla) y las puestas en escenas nos dan a conocer a una familia cuanto menos extraña compuesta por este joven Samuel, interpretado por un gran Justin Korovkin, que dedica su vida a tocar el piano; una madre, Elena (Francesca Cavallin), que tiene sueños extraños y se comporta de manera que no nos aporta mucha confianza y varios hombres que merodean por la mansión custodiándola. Entre ellos, un doctor un tanto misterioso que parece ocultar algún que otro secreto junto a Elena.

Tras presentar la situación inicial, el grueso de la película se desarrolla a partir de la llegada de Denise, una joven de quince años de la que Samuel queda prendado después de que esta le enseñe lo que hay fuera de esas cuatro paredes. A ritmo de una cinta de los Pixies y su tema ‘Where is my mind’, Samuel comienza a querer abandonar a Beethoven y abrazar esa nueva cultura que su nueva compañera le enseña. Es decir, Samuel empieza a sentir la necesidad de abandonar el nido y eso, su madre, no se lo va a permitir tan fácilmente.

Es cierto que consigue mantener la intriga en todo momento y que ofrece ciertos planos perfectamente rodados que llamarán la atención de cualquier amante del terror, pero, quizá sea una cinta que llega algo tarde. Recuerda demasiado a Flanagan o a Amenábar con ‘Los Otros’ y, aunque consigue que el espectador se quede hasta el final confabulando con lo que puede estar ocurriendo gracias a las pequeñas pistas que se van ofreciendo conforme avanzan los minutos de metraje, al final, lo que ocurre es lo que pasaba por nuestra mente desde los inicios.

De todos modos, en los últimos años, es de valorar que un cineasta del género de terror no quiera hacer uso de los jumpscares y prefiera desarrollar su historia a través de planos lúgubres y oscuros, con personajes peculiares que estremecen con su mera aparición y manteniendo el misterio hasta el final.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?