Domingo, 24 de Octubre de 2021

Otras localidades

El caballo de Atila

La mayoría de los demócratas del mundo celebran que hoy sea el primer día sin Trump. Pero hay otra gran multitud que, para pronunciarse, espera cauta, prudente y experimentada a la política de los hechos consumados. Es la que sabe que detrás de un líder destructivo no todo vuelve a reconstruirse

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

La gran mayoría de los gobiernos del mundo, empezando por el español y siguiendo por el de la Unión Europea, creen hoy que los Estados Unidos han vuelto a la normalidad, para bien o para mal. Trump ha sido una excepción por su desprecio a las instituciones, su alteración del statu quo, su apuesta por la unilateralidad, su gobernabilidad a golpe de tuit y su lenguaje entre vulgar, despreciativo y barriobajero. No obstante, para unas cuantas decenas de millones de norteamericanos, su país hoy ha vuelto a las andadas a causa de un fraude electoral sin precedentes que desbancó a un líder inédito, necesario, outsider y revelador que había llegado para cambiar las reglas del juego y recuperar el espíritu fundacional -más libre, más propio, más salvaje- y que además les ha retransmitido en directo y sin intermediarios todas sus hazañas. Combatir ese espectro no le será fácil a Joe Biden por muchos decretos firmados de urgencia en las primeras 24 horas, medidas de shock contra la pandemia descontrolada y la presencia de una mujer mestiza y formada en la vicepresidencia por primera vez en la historia.

La gran mayoría de los demócratas del mundo, empezando por los más progresistas de los norteamericanos, celebran que hoy sea el primer día sin Trump. Pero hay otra gran multitud que, para pronunciarse, espera cauta, prudente y experimentada a la política de los hechos consumados, más que la política de las declaraciones agradecidas. No es una muchedumbre escéptica, ni siquiera recelosa. Es la que sabe que detrás de un líder destructivo no todo vuelve a reconstruirse. Porque la vida es dinámica, porque aparecen otros impedimentos, ahora imprevistos y algunos falsamente ocultos. Y muy especialmente porque a la hora de la verdad ya puede parecerle bien al establishment recuperado, que algunas hierbas pisadas por el caballo de Atila no vuelvan a crecer. Por lo menos de momento.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?