Domingo, 24 de Octubre de 2021

Otras localidades

El genio de Don Santiago Ramón Y Cajal

Fue todo un genio de carácter y de talento. El propio Ramón y Cajal se recordaba así mismo en su etapa más temprana: "Para decirlo de una vez: durante mi niñez fui criatura díscola, excesivamente misteriosa, retraída y antipática. Aún hoy, consciente de mis defectos, y después de haber trabajado heroicamente por corregirlos, perdura en mí algo de esa arisca insociabilidad tan censurada por mis padres y amigos" (Recuerdos de mi vida, Cap. III)

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Pocos saben que al fundador de la neurociencia moderna, Premio Nobel de Medicina de 1906, también le interesaban los fenómenos de la mediumnidad y pasó muchos años de su vida estudiándolo. Incluso escribió un libro sobre estos misterios que nunca llegó a publicar porque fue destruido. Se interesó por el espiritismo, al igual que lo hizo Harry Houdini, para desenmascarar a los fraudulentos. Pero, de tanto investigar, se dio cuenta de que algunos médiums podían tener ciertos poderes. Así pues, don Santiago participó en sesiones espíritas y se puso a escribir un libro que iba a titularse Solos ante el misterio en el que pretendía recoger los resultados de sus estudios en torno a los sueños, la metapsíquica (lo que hoy sería la parasicología), la telepatía, la hipnosis o la mediumnidad, temas a los que eran aficionados tanto él como su hermano Pedro, también médico y esperantista.

Ramón y Cajal fue además un excelente fotógrafo, pintor e hipnotizador. De hecho, mantuvo abierto un gabinete en Valencia cuando ejerció su cátedra en esta ciudad durante 1884 a 1887, en el que practicaba la hipnosis con sus pacientes. Cajal convenció a sus contertulios del Casino de Agricultura y montó un discreto Gabinete de Estudios Psicológicos con sede en su propio domicilio. Allí, con la participación de su esposa Silveria, experimentó con la hipnosis entre los miembros de la tertulia para después hacerlo con médiums y con personas que tenían cuadros neuróticos o depresivos. Y les curaba. La noticia corrió de boca en boca, las colas de pacientes aumentaron y tuvo que cerrar la consulta por falta de tiempo y capacidad para atender a tanta gente. La experiencia valenciana le ayudó a llevar a la práctica la utilización de la hipnosis como anestesia. Silveria no tuvo reparo en ser hipnotizada por él en Barcelona durante los partos de sus dos últimos hijos, Pilar y Luis. Cajal comprobó que el estado de inhibición sensorial inducido por la sugestión hipnótica mitigaba considerablemente el dolor. Y lo dejó escrito en un artículo de 1889, que casi nadie conoce.

No es la única obra literaria que se ha perdido. Están en paradero desconocido unas 12.000 cartas suyas. Dentro de los numerosos misterios de la vida de Cajal, está su actividad masónica y otro aspecto desconocido es que escribía sus sueños de forma sistemática y los convirtió en material para un libro anti Freud pues no compartía su teoría. El científico murió en 1934 y el libro acabó sufriendo las consecuencias de la Guerra Civil.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?