Jueves, 06 de Mayo de 2021

Otras localidades

Estrenos Cine | reportaje

'Cosmética del enemigo', el turbio y pasional juego de Kike Maíllo

El director adapta de forma libre la novela de Amèlie Nothomb en un estimulante thriller psicológico que protagonizan Tomasz Kot, Athenas Strates y Marta Nieto

Los protagonistas de 'Cosmética del enemigo'

Los protagonistas de 'Cosmética del enemigo' / FILMIN

Cuatro años después de ‘Toro’, Kike Maíllo regresa al cine con un angustioso y turbio thriller psicológico. El director adapta de forma libre ‘Cosmética del enemigo’, la novela superventas de la escritora belga Amélie Nothomb. "Me gusta mucho la autora y había leído la obra hace años, me parece muy sugerente el diálogo que se establece entre dos personalidades completamente opuestas, esa personalidad ácrata, fuera de los estándares políticamente correctos y por otro, el personaje principal, el arquitecto, con el que es más fácil empatizar, porque se acerca más a nuestros gustos y los usos populares, y cómo se establece un diálogo entre los dos", explica en conversación con la SER.

"La perfección se logra no cuando no hay nada por añadir, sino cuando no queda nada por quitar", repite el protagonista, ese exitoso arquitecto de viaje en París para una conferencia. Maíllo escarba debajo de esa apariencia de perfección tras un encuentro, supuestamente fortuito, con una chica camino del aeropuerto. Una misteriosa y parlanchina joven que va camelando, desquiciando y envenenando con su retórica al tranquilo y refinado arquitecto. "La película habla de cómo nos construimos una imagen edulcorada y muy perfecta de lo que realmente somos. Intentamos de alguna manera oscurecer y no mostrar nuestros lados más erróneos. Como ahora pasa en las redes sociales cuando escogemos una foto, borramos nuestras arrugas, escribimos un mensaje, lo borramos y lo volvemos a escribir Esta idea que tiene que ver con la honestidad o la falta de honestidad", reflexiona Maíllo sobre la conexión de la historia con la fachada y los fantasmas que habitan dentro de todos.

El acercamiento, también en apariencia seductor, se transforma en un juego siniestro sobre el pasado, un juego del espejos que se compone como un rompecabezas a partir de tres relatos que el protagonista necesita rellenar y enfrentar con imágenes en su cabeza. "Una de las maneras para que las historias se conviertan en terapéuticas es que las historias pasen por nuestro cerebro, que las imaginemos. Cuando leemos libros o nos cuentan historias nuestros colegas, lo que hacemos es visualizar, estamos poniendo parte de la puesta en escena, las caras, los paisajes, los espacios que imaginamos. Y en ese imaginar estamos haciendo la historia más nuestra, de eso exactamente va la película, las historias de esa chica van abriendo la mente el personaje protagonista", apunta el director sobre el propio hecho cinematográfico emancipado de la novela con un universo propio.

Alumno aventajado de la ESCAC, el cine de Kike Maíllo se mueve por los recovecos de la mente y se apoya en una potente apuesta visual. En este caso, la tensión emerge en un espacio tan anodino y funcional como un aeropuerto, un lugar sin fugas, sin escapatoria, que refuerza la intensidad de esa inquietante relación. "El aeropuerto es un no lugar, un espacio de tránsito que no se ha creado para estar, sino para pasar por él. Nos parecía sugerente que el propio arquitecto de ese espacio fuera el protagonista de la historia. En ese espacio que él ha creado enfrentarse a las historias de la chica que se le ha acercado". Para salir de la teatralidad del combate dialéctico en plano-contraplano, el director recurre a flashbacks que completan las imágenes mentales y entablan también un juego que atrapan al espectador.

Rodada en inglés entre Reus, París y localizaciones de Alemania, el polaco Tomasz Kot, conocido por su papel en la fabulosa ‘Cold War’ de Pawlikowski, encarna a ese arquitecto que enfrenta su lado oculto interpelado por Athena Strates, joven actriz sudafricana. La española Marta Nieto participa fugazmente como, digamos, el personaje en disputa. La culpa, la venganza, la pasión, el narcisismo y la violencia contra las mujeres configuran este sugerente ejercicio, una revisitación del two-hander (mano a mano), que deviene en un laberinto exigente lleno de giros. Tras ‘Eva’, drama sci-fi que le valió el Goya a mejor dirección novel, y ‘Toro’, Maíllo se sumerge con personalidad en el thriller psicológico para indagar de nuevo en la oscuridad de lo humano. "Levantar películas es complicado, es un juguete caro el del cine. Encontrar los actores, la gente que apueste, los socios interesados en levantar películas, es complejo. Cuando realizas un tipo de cine que está en un punto extraño entre lo reflexivo y el entretenimiento cuesta. Y también te tienes que enamorar de las historias, y no es a la primera, necesitas muchos coqueteos distintos para acabar decidiendo la historia por la que vas a luchar tres o cuatro años, que es lo que se tarda en hilvanar una película desde que tienes la primera idea hasta que está en pantalla", concluye por teléfono, de vuelta de un rodaje, días antes de que la película se estrene directamente en la plataforma Filmin.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?