Lunes, 12 de Abril de 2021

Otras localidades

La vacuna contra la COVID funciona desde la primera dosis: Israel puede terminar con el virus en marzo

Más allá de la polémica del precio desembolsado por Israel, ese país se ha convertido en el gran laboratorio de éxito de las vacunas

La guerra por hacerse con las vacunas está rompiendo el mundo entre quienes pagan más e inyectan más y quienes se están quedando atrás, pero más allá de la polémica del precio desembolsado por Israel, los resultados que se obtienen, incluso sólo con una dosis, demuestran la efectividad de estas vacunas.

Sólo con la primera dosis, las tasas de contagios están cayendo dramáticamente. Los resultados los acaba de publicar el Instituto de Investigación Clalit de TelAviv: 400.000 personas estudiadas y las vacunas son efectivas incluso antes de la segunda dosis.

- El grupo que antes se vacunó —el grupo de mayores de 60 años— ha recibido inyecciones en el 72% de los casos (7 de cada 10) y, los mayores de 80, en el 80% de los casos. Bien, pues esos grupos mantienen los mismos niveles de positividad que los demás hasta el día 12. El día 13, su tasa de contagios baja ligeramente. Y el día 14 esa tasa se reduce drásticamente un tercio, incluso sin recibir la segunda dosis todavía.

- Entre los días 13 y 23 después de la primera inyección, la reducción de la tasa de contagios baja un 60%.

- Entre los grupos que ya han terminado su tratamiento completo esa contagiosidad se reduce entre el 80 y el 90%.

Israel que, más allá de las virtudes de su sistema sanitario, paga el triple por las vacunas de lo que paga la Unión Europea (47 dólares frente a los 14,96€ que paga Europa) ya ha terminado la vacunación completa de 1,45 millones de personas.

Menos contagios, menos hospitalizaciones

Las cifras de hospitalizaciones también son gigantescas e igualmente significativas. La población que se vacunó primero —los mayores de 60— tenían tasas de hospitalización en UCI del 40% en la semana del 8 de enero, la semana siguiente esa tasa era del 20% y esta semana ha sido del -9%. Los pacientes de más de 60 han dejado de ingresar en unidades de críticos y ha habido altas (lo que se traduce en ese porcertaje en negativo del -9%). Por el contrario, la franja entre 40 y 50 años ha seguido aumentando sus ingresos todavía un 28% esta pasada semana.

Hay un modelo de coste-beneficio que realiza el Instituto Weizman y la conclusión es definitiva. Invertir en vacunas –lo que sea necesario–– no sólo salva vidas, no sólo tiene un sentido humano. Por mucho que se pague por ellas, son mucho más baratas que las camas de hospital. También tienen sentido económico.

Previsiones en Israel

Israel empieza a despertar de la pesadilla del COVID. Hay ya un modelo —del virólogo Eran Segal— que estima que a este ritmo de vacunación y de confinamientos selectivos, Israel podría terminar con el virus en marzo, con ciudades con tasas de vacunación del 70% en Telaviv, 45% en Jerusalén y 37% en Nazaret.

Los países que pueden pagárselo empiezan a parar el virus. ¿Cuál es el problema de esos modelos? Que en la carrera entre inyecciones e infecciones, el mundo también se rompe en dos:

- La sanidad preventiva (la vacuna) está siendo la de los países más ricos.

- La sanidad paliativa (la hospitalaria) está quedando para los más pobres.

Al final no todos somos iguales, tampoco ante este virus.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?