Jueves, 15 de Abril de 2021

Otras localidades

SANIDAD SANIDAD Sigue en directo la rueda de prensa de Silvia Calzón
Comida a domicilio

Una chimenea de siete pisos y 38 cocinas fantasma en un patio de vecinos

La promesa de entregar comida a domicilio cada vez más rápido está llevando las cocinas industriales de los polígonos al interior de las ciudades. Entramos en una comunidad de vecinos del centro de Madrid en la que en las próximas semanas abrirán 38 dark kitchen de 8am a 2am. Plataformas de delivery y juristas auguran una explosión de estos negocios en distintas ciudades de España. La ley hoy es lo suficientemente laxa como para que estas prácticas se incentiven.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

¿Qué pasa cuando te instalan no una, sino 38 cocinas bajo tu vivienda en pleno barrio residencial del centro de Madrid? Una construcción de más de 1.000m² con cocinas que planean operar de ocho a dos de la madrugada, que colapsan y congestionan el tráfico con un gran número de motos de reparto en calles estrechas y residenciales, que ubican 24 contenedores de basura a las puertas de la comunidad de vecinos y que, además de los olores y la falta de tranquilidad en el barrio, instala una chimenea de una altura de siete pisos a centímetros de algunas de las viviendas de la comunidad.

Las cocinas fantasma -dark kitchen, en inglés- son cocinas sin venta al público, de menos de 20m², creadas por y para elaborar comida a domicilio. La pandemia ha acelerado su expansión en ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia, o Zaragoza. En algunos casos se instalan en pleno centro, en lugar de en los polígonos de las afueras, para permitir a las empresas de delivery cumplir unos plazos de entrega cada vez más cortos.

Esta es la situación de 50 familias en el barrio de Prosperidad, en Madrid. Una comunidad de vecinos que se ha visto afectada por la actividad de Cooklane, empresa que compró el terreno y los bajos de un antiguo supermercado a la familia que poseía casi el 80% de los inmuebles de esta comunidad, y que ahora se los alquila a otros hosteleros. Llevan un año construyéndolas y en marzo de 2021 tienen previsto empezar a funcionar.

Según informa la empresa a Cadena SER, el costo de estas cocinas varía entre los 2500 y los 3500 euros al mes. A cambio, ofrecen a los hosteleros la salida de humos y la aplicación, para conectarse con las empresas de entrega a domicilio. En su web prometen que, al tener la cocina en un barrio estratégico, céntrico, el tiempo de entrega es de entre 15 y 35 minutos.

Patio de vecinos en el barrio de Prosperidad, donde se están construyendo las 38 cocinas fantasma / Aida Bao (Cadena SER)

Ayuntamiento: “Todo en orden”

La Agencia de Actividades concedió la licencia de obras a Cooklane el pasado 18 de noviembre. Según declaraciones a Radio Madrid, el proyecto se ajusta al uso industrial del edificio, una nave que se construyó en los años 50. El delegado de desarrollo urbano, Mariano Fuentes, garantiza que se está cumpliendo la normativa. Para ello, la agencia está haciendo un seguimiento de las obras cada 15 días, aunque también realiza inspecciones semanales. La última se producirá cuando terminen estos trabajos, con el objetivo de otorgar la licencia de funcionamiento que habilite la actividad económica de la empresa.

Los vecinos se han unido para pagar las costas de un proceso judicial que se antoja largo y costoso. ¿Podrán impugnar ese acuerdo? Alberto Torres, abogado y presidente de la sección de arrendamientos urbanos, propiedad horizontal e inmobiliario del Colegio de Abogados de Madrid, explica a la SER: “Excepcionalmente podría considerarse una situación fraudulenta, pero es complejo de probar (…) Las licencias se conceden siempre sin perjuicio de los derechos de terceros, como son los de una comunidad de vecinos propietarios. Lo que examinará el Ayuntamiento será, exclusivamente, si la solicitud de licencia se ajusta a las ordenanzas y a la normativa; y, posteriormente, comprobará si el proyecto está cumpliendo con la licencia otorgada.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Para poder suspender un acuerdo es necesario que un juez determine la suspensión del mismo. Generalmente eso tardará en adoptarse. “Se concluyen las obras antes de que el juez pueda detenerlas y, una vez se han instalado las obras, los procedimientos judiciales en España son largos. Los infractores son perfectamente conscientes de esa situación”, apunta Torres.

“Tengo un problema de humedad. Se filtra el agua en dos habitaciones”, cuenta Luis, uno de los vecinos del primer piso. Los responsables de la obra le han indicado que la humedad procede del último piso del edificio, de una arqueta, pero su vivienda es una de las que se encuentra justo encima de donde se están realizando las obras.

En otras ciudades todavía no se han detectado problemas, pero consideran que, potencialmente, podrían producirse ante la expansión que están viviendo estas cocinas más allá de Madrid. Gustavo Vera es propietario de la dark kitchen de Orimaki, que ofrece sushi para llevar en Barcelona: “Tengo aquí un gráfico de ventas del 2020 y puedo decir que el aumento fue escalado, de un 20% en abril y del 70% en mayo”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?