Martes, 11 de Mayo de 2021

Otras localidades

El hombre que mató (o no) a Liberty Valance

Eduardo Torres-Dulce disecciona en El asesinato de Liberty Valance la mítica película de John Ford

Lee Marvin en El hombre que mató a Liberty Valance

Lee Marvin en El hombre que mató a Liberty Valance / Agencias

El hombre que mató a Liberty Valance se estrenó en Estados Unidos en abril de 1962. A España llegó en las Navidades de ese mismo año. Eduardo Torres-Dulce vio la película siendo niño, junto a sus hermanos. “Fue en el cine Bilbao de la calle Fuencarral de Madrid porque vivía en la Glorieta de Bilbao”, recuerda. Y la vio no una sino varias veces durante esas navidades, hasta que se le acabó el dinero que le había dado por Navidad una tía suya. “Yo me he criado en el cine. En el mundo de los cines de barrio. Para mí ir al cine siempre ha sido una fiesta, un premio. Y lo sigue siendo. Y echo mucho de menos en esta pandemia tener la disposición de ánimo para ir a un cine y que no sea como ir a la ‘frontera’.  Y, sobre todo, echo de menos hablar de cine. Hay una sensación de pérdida, de ese enorme placer que suponía sentarte en una sala, que se abrieran las cortinillas, que se apagaran las luces y que alguien te contará una historia”.

Han pasado casi 60 años del estreno de El hombre que mató a Liberty Valance y la película sigue fascinando, aún mas si cabe, a Eduardo Torres-Dulce. Tanto que acaba de publicar un libro que disecciona en profundidad el film de John Ford. Un libro titulado El asesinato de Liberty Valance. “Yo creo que es una película sobre el desgarramiento sentimental, emocional y biográfico de los tres personajes. Ninguno logra lo que había pretendido de la vida. Ramson Stoddard (James Stewart) pretendía cambiar el oeste conforme a la ley y el orden y lo hace, pero mediante un acto violento de frontera. Tom Doniphon (John Wayne) quería construir una casa para vivir en su pequeño rancho con Hallie (Vera Miles) y acaba quemándolo y Hallie pensaba que a través de Ramson Stoddard podría tener otro tipo de vida y resulta que su corazón se quedó para siempre en Shinbone, el pueblo en donde trascurre toda la trama. Ese desgarramiento no deja de ser también una parte del desgarramiento de la población de los Estados Unidos”.

Pero El hombre que mató a Liberty Valance tiene también un trasfondo político. La película retrata, como pocas otras, esas dos almas que conviven en Estados Unidos y que hemos visto estos últimos días tras las elecciones presidenciales. Unos Estados Unidos que se crearon con ley y orden, pero que también nacieron fruto de la violencia. “Una de las tesis del libro es la semilla de violencia que es una de las características que hay en la creación de cualquier nación y muy especialmente en Estados Unidos. El hecho de que se siga debatiendo el derecho constitucional a tener armas ya dice bastante de las características de los Estados Unidos de América”, explica Torres-Dulce. “La película trata del momento en el que la comunidad americana se plantea si los valores que han hecho posible la ‘frontera’ pueden seguir o tienen que mutar a formas más civilizadas, es decir, educación, procesos electorales, libertad de prensa. En definitiva, los elementos que permiten construir una comunidad asentada y no una nación en movimiento”.

John Ford se basó en un relato de la escritora Dorothy Johnson para crear una película compleja, llena de misterios y de vacíos. “Dorothy Johnson es una escritora formidable. Destruye los tópicos del western. Sus personajes están muy torturados psicológicamente. El cuento en el que se basa la película es extraordinariamente amargo. Mucho más abstracto que la película Ford, que es más poética y emocional”, dice Eduardo Torres-Dulce.

El guion de la película fue escrito por Willis Goldbeck, un liberal demócrata, y por James Warner Bellah, un hombre muy reaccionario, del ala más conservadora del partido republicano. “Siempre me ha llamado la atención que pudieran colaborar en esta historia claramente liberal”, apunta Torres-Dulce. Un film que también incluye algunos elementos biográficos del propio Ford. “John Ford era hijo de emigrantes irlandeses en Nueva Inglaterra. Su padre trabajó en una taberna y en la película vemos a Ericson, el dueño de la casa de comidas, que es sueco. Y su madre, como el personaje de Hallie, nunca supo leer y escribir”.

James Stewart, John Wayne y Lee Marvin en El hombre que mató a Liberty Valance / Agencias

Como jurista que es, recordemos que fue fiscal durante muchos años y llegó a ser nombrado Fiscal General del Estado durante la presidencia de Mariano Rajoy, Eduardo Torres-Dulce tiene una natural cercanía con el personaje de James Stewart. “Sí. Mi corazón va hacia ese jurista liberal que cree en la ley y en el orden, que a los ‘malos’ hay que encarcelarlos, que no hay que usar las armas en absoluto que es Ramson Stoddard. Y yo, que he sido profesor universitario, también me llama mucho la atención, ese lado de profesor que tiene el personaje de James Stewart”. Pero, también, cómo no, se siente atraído por ese hombre trágicamente lúcido que interpreta John Wayne, “el hombre más duro al sur del Picketwire”, como él mismo se define en la película. Aunque el verdadero corazón de la película es, según Torres-Dulce, Hallie, la mujer que viaja con una sombrera y busca una flor de cactus.

La película, aunque se haya visto muchas veces, sigue planteando infinidad de preguntas al espectador. ¿Quién mató realmente a Liberty Valance?, ese pistolero interpretado por Lee Marvin que tiene un látigo con empuñadora de plata y que cuando le preguntan al ir a votar dónde reside responde: “Allí donde cuelgo mi sombrero”. ¿A quién ama realmente Hallie? Para intentar responder a todas esas preguntas hay que leer El asesinato de Liberty Balance, que está publicado por Hatari-Books y que ha escrito Eduardo Torres-Dulce.

Un Eduardo Torres-Dulce que ha dejado de ser fiscal, “el malo de la película”, como escribía él mismo en el prólogo de “Fiscales de película”, un libro editado por la Fiscalía General del Estado y que analizaba cómo se ha reflejado en el cine esa profesión. Ahora trabaja como abogado en un prestigioso bufete. “A veces hay abogados que son los malos de la película y fiscales que acaban restableciendo la ley y el orden, los Ramson Stoddard, dice riendo. “Es una forma de completar tu visión del Derecho. Cuando has adoptado, como fiscal, la idea de que eres abogado de alguien, muchas veces de menores o de quien no tiene representación, colocarte en el otro lado es prácticamente lo mismo. Además, estoy en una posición muy especial porque soy consejero externo. No estoy en el día a día. No estoy, como antes, en las trincheras”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?