, 14 de de 2021

Otras localidades

ICONOS EN TWITCH ICONOS EN TWITCH 🛠 Sigue la entrevista a Kristian Pielhoff, el manitas de 'Bricomanía', en Twitch

Las ayudas pendientes para la hostelería

El Gobierno plantea ahora dos líneas de ayudas pero la palabra "directa", entendida como cheques o como pagos del Estado, sigue en el aire

El gasto fiscal en ayuda directa en España es menor ahora que en la crisis de 2009

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Mientras continúa el drama sanitario, sigue también la sangría económica. La hostelería ha comenzado movilizaciones para exigir ayudas directas al Gobierno. El Ejecutivo sugiere que esas ayudas llegarán en las próximas semanas. Son ayudas pendientes porque el Banco Central Europeo (BCE) sigue acusando a España de ser el país que menos gasta en ayudas directas a las empresas en apuros.

El diagnóstico del BCE es claro: todos los países comenzaron aprobando medidas de emergencia —también España que gastó 14.941 millones en ERTE— pero sólo algunos países aprobaron medidas de seguimiento:

- Alemania concedió 130.000 millones en ayudas.

- Francia 100.000 millones con el Plan France Relance.

- España se ha quedado atrás, apunta el Banco Central, que refleja que el gasto fiscal en ayuda directa en España es menor ahora que en la crisis de 2009.

El gasto fiscal en ayuda directa en España es menor ahora que en la crisis de 2009 / CE

El BCE advierte: “Los costes fijos —alquileres, impuestos, etc.— pueden llevar a problemas de liquidez que, si no se atienden, podrían terminar en la insolvencia de las empresas y en su salida del mercado”.

El Gobierno responde que, aunque otros países han aprobado más, en realidad, han gastado menos. Que la aprobación “nominal” (de otros) es menor que el gasto real (de España) y que nuestro país ha gastado más de 52.700 millones de euros, más del 5% del PIB. En cualquier caso, a España se la señala por gastar menos de lo que debiera, dicen BCE o FMI.

¿Qué plantea el Gobierno ahora?

El Gobierno plantea ahora dos líneas de ayudas pero la palabra “directa”, entendida como cheques o como pagos del Estado, sigue en el aire:

- La primera, línea que plantea el Ejecutivo es literalmente de “alivio de carga financiera de comercios y autónomos”. Eso, hasta ahora, ha querido decir posponer, pero no perdonar impuestos. El Ejecutivo estudia ahora ir un paso más allá.

- La segunda línea de ayuda, se pasa a las autonomías. El Ejecutivo razona que adelantó 16.000 millones en un fondo COVID para las comunidades autónomas y que deben ser ellas las que den ayudas directas. De momento, las autonomías han anunciado para la hostelería 5.554 millones en lo que llaman “ayudas directas”, pero en realidad, ayudas “directas” de verdad sólo son 735,3 millones, un 13% de lo dicho.

Economía plantea, en cualquier caso, que esas ayudas sólo llegarán a negocios que cumplan una serie de parámetros que demuestren que son “viables”, porque busca evitar lo que se conoce como “empresas zombies”, negocios que ya han muerto y que sólo sobrevivirían con dinero público.

¿Demasiado poco? ¿Demasiado tarde?

Todo este debate de las ayudas directas llega ahora, 332 días después de que se decretara el primer confinamiento y de que se hayan disparado las quiebras de empresa. Ha pasado casi un año desde el primer confinamiento, así que la pregunta es legítima: ¿es esto demasiado poco, demasiado tarde?

Sabíamos que comercio y hostelería estaban en riesgo. Las quiebras en comercio y hostelería han aumentado un 35% este pasado 2020. Una de cada tres empresas en concurso de acreedores es de ese perfil, por orden en Cataluña, Madrid y Comunitat Valenciana.

Sabíamos que las pymes eran más frágiles. El 40,9% de las quiebras de empresas han sido pymes, con facturaciones de menos de 250.000 euros, que no han tenido músculo financiero para pasar tanto tiempo en apuros. Por el contrario, entre las grandes empresas que facturan más de 5 millones de euros quebradas apenas son el 4,4% del total.

Sabíamos también que esos cierres se pagarían en empleo. El paro ha subido en 724.000 personas en un año y otras 782.000 están en ERTE. El Ejecutivo ha gastado ya 14.941 millones en unos ERTE que se seguirán prolongando porque muchas empresas no pueden volver a abrir. La pregunta económica ahora es cuántos de esos trabajadores podrán volver a sus empresas y la pregunta política es, efectivamente, si esto es demasiado poco, demasiado tarde.

La factura de los ERTE: 14.941 millones / CADENA SER

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?