Jueves, 04 de Marzo de 2021

Otras localidades

Extrema derecha

Íñigo Errejón: "Las ideas no delinquen y establecer que es así puede volverse contra los demócratas"

El diputado de 'Más País' ha estado en 'Hora 25' con Pepa Bueno para hablar sobre la libertad de expresión y sus límites después del encarcelamiento del rapero Pablo Hasél y la concentración neonazi que conmemoró el domingo a la División Azul en el cementerio de la Almudena

"El judío es el culpable". Son las palabras que resuenan en redes sociales, en medios de comunicación y en la opinión pública española después de que su autora, una joven fascista, las pronunciara en un homenaje a la División Azul en el cementerio de La Almudena. Un grupo de neonazis se concentraron allí para recordar la batalla de Krasny Bor, en una suerte de reivindicación nostálgica del brazo armado internacional del franquismo. La fiscalía de Madrid ha incoado una investigación para ver si es constitutivo de delito.

Bajo este ambiente de gruesas palabras, los Mossos d'Esquadra han detenido ya al rapero Pablo Hasél condenado a nueve meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo. Hablamos con Íñigo Errejón, diputado de Más País, sobre los límites a la libertad de expresión. El diputado ha dicho hoy que "hay que ser coherentes" y si se defiende que a Hasél no le metan en prisión por una opinión, esto tampoco debería ser imputable. 

"Creo que no son equiparables, en el caso de Hasél es una cuestión de terrorismo como límite a la libertad de expresión y que en su caso no se ha respetado. Mientras que en el otro caso, según la legislación internacional no solo hay odio, sino también una incitación a la hostilidad. Esto está al límite de la libertad de expresión y puede situarse en lo que entendemos como discurso de odio. En España sin embargo no hay una democracia militante, solamente cuando hay una incitación clara de odio, de hostilidad hacia minorías es cuando hablamos de discurso de odio, no solo por lo que dice el Código Penal, sino también la legislación internacional", explica Joan Barata jurista experto en libertad de expresión y estándares jurídicos internacionales y miembro de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información y de la Universidad de Stanford.

Los políticos se pronuncian

El diputado ha dicho hoy que "hay que ser coherentes" y si se defiende que a Hasél no le metan en prisión por una opinión, esto tampoco debería ser imputable.

Es difícil moverse en este territorio. No discutimos sobre el contenido, sino sobre si el Estado tiene que asumir como labor la persecución de determinados discursos. Cuando hablamos de la prisión de Hasél, lo importante es que un artista acaba en prisión. Solo ahora dice el Gobierno que hay que atenuar las penas cuando Amnistía Internacional dice que hay que acabar con todos los delitos de opinión. 

A mí me parece que las ideas no delinquen y establecer que es así puede volverse contra los demócratas. La vara siempre se tuerce para el mismo lado. Como principio general las ideas no delinquen por mucho que nos repugnen. No hay que encargarle al Estado que las persiga porque se acaba convirtiendo en un bumerán. Las ideas pueden ser combatidas con fuerza, pero no creo que sea un delito. En España no estamos viendo persecuciones de minorías. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?