Viernes, 26 de Febrero de 2021

Otras localidades

Se abren las costuras

El enfrentamiento es ya a cara descubierta y ayer dio un paso más con la búsqueda de apoyos, por parte de Unidas Podemos, en las bancadas de los socios habituales del ejecutivo para votar en contra de una ley propuesta por la parte socialista del mismo Gobierno. Pronto va a dejar de tener sentido la oposición en el Parlamento, porque Gobierno y oposición convivirán en el Palacio de la Moncloa

Cadena SER

Resulta que no era la campaña electoral, que no era la necesidad de marcar perfil propio lo que acentuó las tensiones dentro del Gobierno, resulta que las discrepancias son más profundas y resulta también que hay quien tiene más interés en airearlas.

Las costuras del Gobierno de coalición se abren estos días por donde más aprietan, por cuestiones ideológicas que tienen de fondo, sobre todo, las leyes de igualdad. Y el enfrentamiento ya no es soterrado ni se intenta disimular con aquello tan manido de que son cosas que pasan siempre en los gobiernos de coalición y que aquí, en España, no estamos acostumbrados. El enfrentamiento es ya a cara descubierta y ayer dio un paso más con la búsqueda de apoyos, por parte de Unidas Podemos, en las bancadas de los socios habituales del ejecutivo para votar en contra de una ley propuesta por la parte socialista del mismo Gobierno. Pronto va a dejar de tener sentido la oposición en el Parlamento, porque Gobierno y oposición convivirán en el Palacio de la Moncloa.

La credibilidad del Gobierno queda seriamente dañada con este tipo de iniciativas que, además, polarizan todavía más a una sociedad ya bastante polarizada. Los alineamientos son inquebrantables y es por eso que la teatralización y la gesticulación acompañan siempre a las desavenencias, porque hay que dejar claro quien ha propuesto qué y quien está en contra de qué.

No sé si el siguiente motivo de tensión, se lo podremos preguntar en una hora a la vicepresidenta Carmen Calvo, va a ser en torno a los graves incidentes que por segundo día consecutivo han tenido lugar en algunas ciudades españolas, especialmente en Madrid y Barcelona, durante las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Ayer, desde la cuenta de Twitter de un destacado responsable de Unidas Podemos, el portavoz parlamentario, se apoyaba a los manifestantes que protagonizaban los violentos altercados. Una cosa es la defensa de la libertad de expresión, que nadie cuestiona, y otra muy diferente, alentar a los que con esta excusa arrasan con el centro de las ciudades. Lo de ayer en Madrid y en Barcelona no fueron protestas pacíficas.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?