, 24 de de 2021

Otras localidades

Basil Brown y el tesoro de Sutton Hoo

Netflix estrenó en enero de 2021 la película La excavación en la que se narra la historia del espectacular descubrimiento realizado por el excavador-arqueólogo británico Basil Brown en el sitio de Sutton Hoo, propiedad de Edith Pretty a orillas del río Deben, en la comarca de Suffolk, en la costa este de Inglaterra

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Sin duda, uno de los hallazgos arqueológicos más fascinantes del siglo XX. Adaptado de la novela biográfica de John Preston, con el actor Ralph Fiennes interpretando a Basil Brown, la película nos descubre la curiosa personalidad del encargado de hacer esa excavación por recomendación del museo local de Ipswich. Aficionado a la astronomía, lo que al final encuentra supera las expectativas: ni más ni menos que un barco funerario anglosajón del siglo VII.

A los pocos días de excavar en una de las 18 colinas o túmulos funerarios, en concreto en la colina número 1, aparecen las huellas de un barco de 27 metros de eslora, cuyas tablas de madera ya han desaparecido devorado por el tiempo y la acidez de los sedimentos. Queda la estructura y las hileras de remaches y el hueco del casco del barco. Y el gran “momento Eureka” tiene lugar el 21 de julio de 1939, cuando se encuentran los restos de una cámara mortuoria, llena de magníficos tesoros medievales.

Todo indicaba que la tumba de Sutton Hoo era la de un personaje o rey poderoso medieval, repleto de riquezas y cuyo extraordinario tesoro sorprendió a los investigadores puesto que en la cámara funeraria apareció una colección de 263 objetos, desde un espectacular casco ceremonial de hierro decorado con escenas de combate hasta escudos ornamentados, una hebilla de cinturón de oro en la que se entrelazaban rollos de plantas, monedas de la Francia merovingia o una lira de arce. Tantos descubrimientos que al final transformaron el conocimiento que los especialistas tenían del pasado medieval de Inglaterra, período oscuro que se extendió desde el siglo V (tras la retirada de los romanos) hasta el siglo X (llegada de los vikingos).

En ese momento, no se reportaron restos óseos. La pena es que la excavación quedó paralizada por el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Luego se prosiguió y solo se identificarán rastros de huesos humanos en los años 1963-1971, cuando se realizan nuevas excavaciones, confirmando que allí se colocó un cuerpo regio. ¿Pero a quién pertenecía? Sin duda era un rey, el único que podría beneficiarse de un entierro tan suntuoso. Gracias a los escritos de Beda el Venerable (672-735), evocando tal evento, se planteó la hipótesis de que podría ser el rey Raedwald de East Anglia. La fecha de la muerte de este soberano, alrededor del 624, puede corresponder a la fecha de estos restos. Sin embargo, la verdadera identidad del difunto Sutton Hoo sigue sin estar clara. Lo que sí podemos es ver son todas esas magníficas piezas en la actual sala 41 del Museo Británico de Londres.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?