Miércoles, 14 de Abril de 2021

Otras localidades

Estafas

Apuestas deportivas y supuestas inversiones en bolsa: el timo de la estampita del siglo XXI

En Código de barras hablamos con un youtuber que ha estudiado una de estas estafas piramidales desde dentro; con Roberto Moro, dedicado a la inversión legal en Bolsa, para explicar dónde está el riesgo de estos cursos y escuelas de inversión rápidas; y con la abogada Beatriz Patiño, que analiza desde el punto de vista jurídico la responsabilidad que tienen las plataformas y los influencers que actúan de facilitadores o incitadores en la Red.

En un contexto de pocas expectativas laborales para los jóvenes, con el paro de menores de 25 años situado en más del 40%, los fraudes se disparan. Uno de los más extendidos que hemos detectado en Código de barras está relacionado con las apuestas deportivas, y funciona de la siguiente manera: un influencer promociona a través de su Instagram un enlace en el que supuestamente se gana mucho dinero en muy poco tiempo. En él te explican qué pautas debes seguir para apostar y adjuntan capturas de pantalla para demostrar la supuesta "veracidad" de lo que te están contando. Lo que en realidad ocurre una vez inviertes, es que nunca más vuelves a ver ese dinero.

Otra de las estafas más extendidas y peligrosas es la de las "academias de trading". ¿Y en qué consiste esto del trading? Pues, tal y como explica el analista financiero Roberto Moro, consiste en “invertir en base a conocimientos previos buscando rentabilidades sostenidas apreciables, pero recurrentes en el tiempo. La bolsa no es eso de tratar de localizar títulos con los que ganar un 400, un 800, un 1.000% de rentabilidad”.

Y es ahí donde residen este tipo de estafas, en las "academias de trading" que prometen justo eso: hacernos ganar mucho dinero en muy poco tiempo y con unas pocas pautas sencillas. Precisamente, uno de los públicos a los que más captan estos estafadores es el de los más jóvenes, incluidos los menores de edad, y de entornos más desfavorecidos económicamente. Les buscan en redes sociales según perfiles que consideran que encajan para participar y les ofrecen dos opciones para ganar dinero: la de aprender a invertir a través del curso de la “academia”, o la de referenciar amigos/conocidos: “Lo llaman network marketing y consiste en atraer más personas a la academia. Cuantas más personas lleves, más dinero vas a cobrar”, aclara Carles Tamayo, youtuber que ha investigado la supuesta estafa de IM Academy, sobre el funcionamiento de esta academia online, que no es la única que utiliza estas tácticas.

La responsabilidad del ‘influencer’

Estas últimas semanas conocíamos las denuncias de asociaciones de consumidores como FACUA ante Consumo por las publicidades encubiertas de casas de apuestas a través de redes sociales de ‘influencers’, ¿pero qué responsabilidades tienen desde el punto de vista jurídico? Y, ¿qué se considera influencer?

“El influencer es una persona que hace recomendaciones o publicita un servicio. La diferencia es importantísima, porque si la página o casa de apuestas fraudulenta le paga o remunera económicamente, hablamos de una publicidad, no de una recomendación”, distingue Beatriz Patiño, abogada experta en derecho tecnológico.

Así, si la persona postea una publicidad, se debe ceñir a la normativa publicitaria; y si esta nombra una página fraudulenta, se entiende que, tanto el influencer como su mánager, conocen las prácticas fraudulentas que se realizan. En ese caso, Beatriz considera que podría incluso hablarse de un delito de estafa y de una responsabilidad penal.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

¿Y las plataformas? ¿No deben asegurar el control de los contenidos que albergan?

Existe una ley que regula las responsabilidades que prestan estos servicios, lo que ocurre es que es muy laxa en este aspecto: “Se escudan en que ellos no vierten el contenido, sino que lo hace el usuario, pero obviamente el tráfico de estas redes depende precisamente del contenido que suban estos usuarios”.

Además, de acuerdo con esa misma ley, solo existirá responsabilidad cuando haya un conocimiento efectivo por parte de la plataforma, o lo que es lo mismo, cuando estas redes sociales reciban una notificación de un organismo acreditado, o una resolución judicial. No obstante, la ley prevé que, para atribuir una responsabilidad, esas redes sociales deberían establecer otro tipo de controles que restringirían su tráfico: “Y para ganar dinero en Internet, hay que generar tráfico”.

¿Hay alguna ley que regule la publicidad en redes sociales de los contenidos publicados por ‘influencers’?

“Tenemos una Ley de Comunicación Audiovisual desde 2010 que prevé que aquellas comunicaciones comerciales que se realicen a través de cualquier medio o soporte sean identificadas como tal”, lo que, como indica Patiño, puede traducirse en la inserción de un hashtag de publicidad (#ad), o en la señalización de emplazamiento publicitario en la publicación. Es decir, que existe una ley, pero no se aplica.

El influencer es una figura que está en tierra de nadie en el ámbito publicitario, porque nuestro derecho dice que el responsable de una publicidad es el anunciante, el que paga al influencer para establecer una campaña a través de redes sociales”. El problema de la publicidad encubierta reside en demostrar el pago del anunciante o marca al influencer o personaje público. Lo que, en palabras de la abogada, es “la prueba diabólica”. ¿Por qué? Dado que, si te regalan la nueva colección de una marca, por ejemplo, no es un pago remuneratorio, sino un regalo valorado en X euros. Aunque debemos presumir que no es un regalo, sino un pago en especies, de acuerdo con la aclaración de la abogada experta en derecho tecnológico.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?