Jueves, 25 de Febrero de 2021

Otras localidades

40 AÑOS DEL 23-F

El técnico de sonido de la SER durante el 23-F: "Escuchar esos sonidos me remueve"

Mariano Revilla se encontraba aquel día en el hemiciclo durante la sesión de investidura, y arriesgó su seguridad para que la emisora siguiese transmitiendo

El 23 de febrero de 1981, cuando un grupo de guardias civiles armados liderados por Antonio Tejero irrumpió en el Congreso de los Diputados durante la votación de investidura de Calvo Sotelo con el objetivo de perpetrar un golpe de estado, la Cadena SER, a diferencia del resto de emisoras, no emitió las marchas militares que impusieron los golpistas. El sonido de lo que estaba sucediendo en el hemiciclo continuó retransmitiéndose gracias a la audacia y la profesionalidad de un joven técnico de sonido.

Mariano Revilla tenía 31 años aquel día. Cuando, desde el estudio improvisado en el que trabajaba en el Congreso, oyó el griterío posterior a la entrada de los guardias civiles en la cámara, se dirigió al hemiciclo para ver lo que estaba sucediendo. “Pensé que habría muertos, heridos, y sangre por todas partes”, nos cuenta, “entonces vi al periodista al que acompañaba tumbado en la escalera con un guardia civil apuntándole a la cabeza, y supe que aquello iba en serio”.

En ese momento, Mariano puedo haber perdido los nervios, o haber dejado de lado su trabajo para preservar su integridad. Sin embargo, decidió hacer lo imposible porque los oyentes de la SER supiesen lo que estaba sucediendo. “Decidimos retirarnos de allí para no llamar la atención”, explica, “apagué la cabina y dejé otra encendida con los micrófonos conectados a modo de cebo”. Un cebo que los golpistas mordieron. Gracias a ello, y a su ocurrencia de ocultar el transistor en una bolsa de deportes, Mariano pudo seguir trabajando desde otra cabina.

A pesar de la tensión que se vivió aquel día en el Congreso de los Diputados, y de la violencia con la que los guardias civiles sometieron a los allí presentes, Mariano consiguió mantener la calma: “Tenía miedo de que alguien se enterase de que había sido yo, y que te apunte al pecho un tipo al que le tiembla la mano, da susto”, recuerda, “pero en ese momento no piensas en eso, piensas en que aquello tiene que salir”.

Tras muchas horas retenidos en los pasillos del Congreso, Mariano salió de allí, al igual que el resto de periodistas, sano y salvo. El intento de golpe de estado fracasó. En cualquier caso, el testigo sonoro de aquellas horas de infarto ha quedado registrado en los anales de la historia de España, en gran medida, gracias a la audacia y la templanza de Mariano. Una templanza que atribuye a “los genes de los profesionales de la SER, que se crecen ante este tipo de situaciones”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?