Jueves, 25 de Febrero de 2021

Otras localidades

Las películas infravaloradas que defiende Garci

El director de 'Volver a empezar' publica 'Películas malas e infravaloradas', un libro donde reivindica aquellos filmes que fueron denostados en el momento de su estreno

Fotograma de 'El gran carnaval'

Fotograma de 'El gran carnaval' / CEDIDA

José Luis Garci es, probablemente, uno de los directores españoles que más ame el cine y uno de los que más divulgación ha realizado sobre el Hollywood clásico. Dos años después de rodar la El Crack Cero, Garci pasa la cuarentena como pueda. "Viendo mucho cine y escribiendo", nos dice en una entrevista en la Cadena SER. De hecho, ha publicado Películas malas e infravaloradas (Notorius ediciones) donde elabora un repaso a la historia del cine a través de muchísimos títulos que en su momento fueron masacrados por la crítica. Muchos de ellos, se han convertido en películas de referencia con el tiempo, como El Gran Carnaval, de Billy Wilder, pero otros siguen siendo considerados como películas menores o meras tonterías. 

Garci analiza decenas de ellas, desde su personal punto de vista y también se anima a realizar un montón de listas. Dice que hasta Umberto Eco defendía las listas y que él las hace porque ya desde pequeño lo apuntaba todo en listas, por influencia de su madre. Sus actrices favoritas, los mejores finales o las mejores comedias, donde está Resacón en Las Vegas. "Es divertidísima", dice el ganador del Oscar por Volver. empezar.

“He aprovechado que estaba ahí metido y de hecho ya estoy terminando otro”, dice el director desde el otro lado del teléfono. "He llegado a la conclusión de que he sido injusto con algunas de ellas solo porque eran sencillas, entretenidas o sin pretensiones”. Películas que “nunca ocuparán un lugar de prestigio no solo en las listas de las mejores del año, sino en los festivales o en los premios”. También revisita esas “que creíamos que eran buenas y nos hemos dado cuenta de que eran pretenciosas, solemnes y aburridas”.

Volviendo a El gran carnaval, cuenta Garci que en su momento, esta sátira sobre el sensacionalismo de los medios de comunicación pasó inadvertida. "Le pasó lo mismo que a Perdición. "Pasó porque eran muy duras y la gente que las veía decía, ‘joé, es que somos nosotros”. De El gran carnaval además añade que tiene uno de los mejores personajes femeninos que se han escrito y con una de las frases que más le gusa: “No voy a misa porque cuando me arrodillo se me rompen las medias”.

Que estén dos obras de Billy Wylder es normal en cualquier libro de José Luis Garci. De hecho, la mayoría de capítulos del ensayo están dedicados al cine clásico. Solo hay una película más actual: Resacón en Las Vegas, a la que incluy en su lista de mejores comedias, junto a Woody Allen. "Es una comedia maravillosa, de una fuerza y de una velocidad enorme, es una verdadera maravilla”. Las listas de Garci son oro: “A otro que le gustaba mucho hacer listas era a Umberto Eco… ese pasar a limpio películas siempre me ha gustado y he hecho libros sobre las 25 películas de mi vida. Lo de las listas nace porque mi madre le hacía la lista de la compra y yo cogía papel y lápiz y apuntaba”, recuerda.

En el cine español también hay una serie de películas malas e infravaloradas. Por ejemplo, la trilogía que componen El día de los enamorados, Las muchachas de azul y Las chicas de la Cruz Roja. “Esa trilogía dice de España tanto como las películas más críticas, porque ves cómo era la sociedad, los autobuses, las chicas del Galerías Preciados, los pisos que anhelaban, cómo vestían… era un conjunto sociológico de una España que salía de la posguerra y rompía el gris de esa época con un color que no era tecnicolor, sino un color español un poco mate”.

Confinado en esta pandemia, dice que no ha ido todavía al cine y que ha visto todo en plataformas, en Netflix. Le encanta Mank, la película de Fincher, y también El juicio de los siete de Chicago, de Sorkin. "¡Qué diálogos!", exclama.

Para Garci todo lo que está ocurriendo en estos momentos con el cine le aleja de su propia concepción de lo que era para él el propio cine. “Escribir y pensar en luego tener que ir de despacho en despacho vendiéndola como si fuera un vendedor de libros a domicilio a gente que no es ni de mi edad ni de mi generación… a mí el cine que me gusta no tiene que ver con el que se está haciendo ahora. Un cine sin prisas, y el cine que propone Netflix no es así. Tenemos la suerte que vamos a poder decir que vimos morir al cine. Yo lo vi nacer, cuando ir al cine era casi como ir a marte”.

No solo hay espacio para las películas, también para los actores secundarios o menos valorados en la historia del cine. "Reivindico a Cary Grant, que estaría entre los tres o cuatro actores más grandes del cine, pero solo una vez en su carrera fue nominado al Oscar como actor, y no se lo dieron. No valoraban la modernidad de cómo se tomaba un café, creían que era avanzado en su interpretación y que los buenos actores eran los actores de carácter como Lawrence Olivier. Lo mismo que con Clint Eastwood, que nunca le han dado un premio como actor y es estupendo, igual que Woody Allen".

Reconoce Garci que eso le pasó un poco a Alfredo Landa, protagonista de su película El Crack. "En general eso les pasa a todos los actores que vienen dela comedia, es más fácil entrar en una dimensión más dramática", explica Garci. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?