Miércoles, 21 de Abril de 2021

Otras localidades

ENTREVISTA EN HOY POR HOY ENTREVISTA EN HOY POR HOY Àngels Barceló entrevista en directo a Isabel Díaz Ayuso
Documental | Estrenos

Mikel Zabalza, 20 días de impotencia, 35 años de impunidad

El documental '¿Dónde está Mikel?' ('Non dago Mikel?') reconstruye los días posteriores a la desaparición del joven que fue arrestado en 1985 por la Guardia Civil y cuyo cadáver fue hallado 20 días después en un río. Una crónica dramática y emotiva que dirigen Amaia Merino y Miguel Ángel Llamas 'Pitu' para mantener viva la memoria de las torturas en el cuartel de Intxaurrondo en San Sebastián y la guerra sucia del Estado en tiempos de ETA

Mikel Zabalza, en una imagen de archivo

Mikel Zabalza, en una imagen de archivo / ATERA FILMS

En noviembre de 1985 un joven conductor de autobuses que no servía para pastor porque no acertaba a contar ovejas fue detenido por la Guardia Civil en el marco de una operación antiterrorista. Mikel Zabalza, natural de Orbaizeta, es arrestado en Donostia junto a su primo Mikel Bizkai, también detienen a su novia, Idoia Aierbe, a Ion Arretxe y a sus hermanos, Patxi y Aitor. Todos son incomunicados y se les aplica la Ley Antiterrorista, unos son puestos en libertad horas después, otras relatan torturas y Mikel desaparece. “La película parte de una petición de la familia y del entorno de amistades de Mikel Zabalza porque se dan cuentan de que las nuevas generaciones no saben muy bien quién era, en qué contexto se produce su muerte y tenían miedo de un proceso de desmemoria. Para toda una generación aquellos hechos les marcaron a fuego y se dan cuenta de que eso que había sido tan importante, para los jóvenes ahora era un tema desconocido”, explican Amaia Merino y Miguel Ángel Llamas ‘Pitu’.

35 años años, dirigen el documental ‘¿Dónde está Mikel?’ ('Non dago Mikel?'), grito que llenó las calles de Euskadi, una crónica dramática de aquellos días, las 20 jornadas desde su sospechosa desaparición hasta el hallazgo de su cadáver en el río Bidasoa. Durante ese tiempo, su novia denunció las torturas y el trato en el cuartel de Intxaurrondo, su madre se presentó a pedir explicaciones, pero nadie sabía nada. La versión oficial adujo que se había escapado cuando acompañaba a varios agentes a indicar la localización de un zulo.

Lo que hace especial el caso de Mikel Zabalza, que fue tan brutal para la sociedad, es su nivel de dramatismo. Son cinco miembros de una misma familia detenidos en el mismo operativo, que denuncian torturas, Mikel desaparece… Surgen dos bandos, uno que arma una versión oficial que no es creíble y otro, la familia y el pueblo, que demandaba información y exigía saber qué había pasado”, apunta Merino. La impotencia, la impunidad y las movilizaciones llevaron el caso hasta el Congreso de los Diputados, donde el ministro del Interior de aquella época, José Barrionuevo, despachaba sin respuestas las preguntas de un parlamentario del PNV.

Diez años después de la Transición, la guerra sucia contra el terrorismo ponía en jaque la salud de los cimientos democráticos. “Me sorprendió al mirar la hemeroteca que no pasó lo mismo con el caso de Lasa y Zabala. Sumó un punto de tensión que fuera detenido bajo la ley antiterrorista, es decir, hay una detención legal y una persona desaparece. Eso te lleva a pensar en dictaduras de otras latitudes, hacía poco tiempo que había acabado el franquismo y esas cosas en el estado español parecían cosas del pasado. Los responsables del PSOE incidían en que no se trataba de un desaparecido por eso, porque nos llevaba a esas dictaduras. Eso a la gente la movilizó mucho”, añade Llamas.

La cinta se centra únicamente en la reconstrucción de aquellos días a través de diversos testimonios. “Es un proceso judicial largo, muy complejo, lleno de datos y noticias, nos dimos cuenta de que lo interesante era contar lo que pasó en esos 20 días por sus protagonistas a través de testimonios del presente y del pasado gracias a las cámaras de ETB. Así podíamos construir de una manera dramática lo que pasó”. Los directores incluyen los mencionados testimonios de la novia y la madre de Mikel, la caja encontrada por sus sobrinas hoy con material de aquella época y la emocionante y dura declaración de Ion Arretxe, después conocido escritor, a Paco Etxebarría, el forense a cargo del estudio del Gobierno vasco de las torturas. "Primero vas a hablar y luego te mataremos, aquí no se oyen ni los gritos ni los tiros", recuerda de su paso por aquel cuartel y cómo las explicaciones sobre Zabalza no encajaban. “cuando ves un testimonio como el de Ion Arretxe es imposible que pienses que esa persona está mintiendo. Durante muchos años, la represión era indiscriminada, no solo la izquierda abertzale, de hecho, Zabalza ni siquiera era simpatizante. Ese estudio al menos hace que las personas torturadas no se las considere unas mentirosas”, aporta Llamas.

El 15 de diciembre fue hallado el cuerpo sin vida de Zabalza. La investigación judicial nunca llevó a ningún sitio. La Guardia civil siguió manteniendo su versión, la autopsia reveló que habría muerto ahogado, el caso se ha abierto y archivado en varias ocasiones sin encontrar responsables. Años después, una transcripción de una conversación entre altos cargos de la Guardia Civil insinuaba que Zabalza había muerto torturado en Intxaurrondo. Durante la investigación para el documental, los directores encontraron esa grabación sonora entre el excoronel del CESID Luis Alberto Perote y el capitán de la Guardia Civil Pedro Gómez Nieto.

- Un juicio mío así rápido de valores, que se les ha ido de las manos, que se ha quedado en el interrogatorio

- ¿Tú crees que se le murió en Intxaurrondo?

- Sí, mi impresión es que en el interrogatorio

Pero decidieron no incluirla en el metraje. “La película es la crónica dramática entre que Mikel desaparece y aparece. En esos 23 días hasta la huelga general. Ese era el éxito de la película. No había excusa argumental o narrativa para meter eso, se salía de lo que nos habíamos propuesto como meta. En su día la transcripción se conoció y estaba aportada al sumario, pero ni siquiera esto logro reabrir el juicio. La versión oficial hace aguas, las informaciones periodísticas aportan datos desde dentro del cuartel, estas grabaciones, y aun así, no hay castigo para los responsables”.

“Intxaurrondo es un lugar siniestro, la sombra del lugar que según los abuelos y las abuelas era un sitio peligroso. Era entrar en un lugar donde no existen las leyes que conocías. Para muchas generaciones de vascos, es el mayor centro de tortura legal de Europa, en otros países se hacía en sitios secretos, aquí se hacía en ese edificio. Las familias de los guardias civiles tenían que convivir con la tortura, tenían que poner la televisión alta para no escuchar los gritos. Los torturadores eran pequeños grupos y muchos de los guardias civiles que habían venido con la idea de hacer frente al terrorismo de ETA, cuando veían quién mandaba y esa guerra sucia, se llevaban una desilusión. Hubo muchas bajas y mucha información salió de esos guardias civiles que no estaban de acuerdo”, explican los directores del lugar que acabó siendo símbolo de las peores prácticas en la guerra contra ETA.

‘¿Dónde está Mikel?’ ('Non dago Mikel?') se configura como un sólido y emotivo ejercicio contra la desmemoria y se suma a otros relatos, bien desde la ficción o del documental, que el audiovisual vasco ha realizado en los últimos años para componer una crónica completa de las últimas décadas. Porque no hay un relato único.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?