Jueves, 22 de Abril de 2021

Otras localidades

La tortura animal del ganado que España exporta a países árabes

España está a la cola de Europa en bienestar animal y exporta habitualmente ganado que sufre largos trayectos y maltrato

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Casi 900 vacas a las que subieron a un barco el pasado 18 de diciembre en Cartagena para enviarlas a Turquía y Líbano, siguen atrapadas en el barco más de dos meses después tras el rechazo de estos países por no tener completa la documentación. Un transporte que no respeta las condiciones mínimas de bienestar de los animales al no tener ni siquiera la posibilidad de drenar sus heces.

“Un traslado de este estilo ya es grave porque suele durar entre 10 y 15 días”, lamenta la directora de Igualdad Animal Silvia Barquero, que asegura que esta es una práctica habitual. España envía regularmente animales a países de oriente medio “donde no se asegura de ningún modo el bienestar de los animales, que son sacrificados sin aturdimiento previo”.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Más de 2.000 millones de animales de granja padecen viajes de larga distancia cada año y muchos mueren durante el trayecto.

El pasado abril Igualdad Animal denunció al Ministerio de Agricultura por el envío de 250.000 corderos que no habían tenido salida en España por la falta de consumo durante la pandemia. El ganado fue enviado a Arabia Saudí. En ese proceso la organización pudo documentar que “se había maltratado a los animales con prácticas irregulares según la normativa europea de transporte”.

Se agarraba por las patas a los animales, se les empujaba para que avanzaran. Son animales que a veces tienen miedo y para moverles se les golpeó”, asegura Barquero.

Ante esta situación, desde Igualdad Animal piden que se ponga fin al traslado de animales vivos a países fuera de la Unión Europea porque “no se puede asegurar que las condiciones sean las adecuadas y legalmente exigidas”. “Queremos que España no sea el coladero de Europa para este tipo de transportes que hacen sufrir lo indecible a los animales”, dice la directora.

Varios países están empezando a implantar medidas para asegurar el bienestar de los animales, por eso Barquero se sorprende de la falta de reflexión en España acerca de la cría, el sacrificio y el traslado de animales, pese a tratarse de un país que cría la mayoría de los animales que se consumen en Europa.

Entre otras cosas, la organización lucha para que se prohíba la cría de gallinas en jaulas para la producción de huevos, de las que hay 35 millones en España, por tratarse del “sistema más cruel”. Una prohibición que ya se ha hecho en otros países vecinos.

“Lo que sucede en granjas industriales y mataderos rara vez llega a la sociedad y es donde más millones de animales sufren una situación terrible”, denuncia Barquero. Una industria no solo perjudicial para los animales, sino también para el medio ambiente y para la salud.

La protección del lobo ibérico

El lobo ibérico, que en el siglo XIX ocupaba toda la Península Ibérica, a partir de los años 50 y 70 del siglo pasado empezó a sufrir “una persecución terrible a sangre y fuego”, institucionalizada, con venenos, cepos, a lazo o tiro, en palabras de Juan Carlos del Olmo, de WWF, que llevó casi a la extinción de la especie.

No fue hasta que el lobo pasó a considerarse especie cinegética, de caza, que logró un estatus legal que regulaba su caza. La población de lobo ibérico se reduce hoy al noroeste de la península Ibérica y consta de unos 300 grupos familiares.

Ahora el lobo será incluido en el listado de especies protegidas, una medida que va a suprimir el aprovechamiento cinegético, estableciendo un régimen común en toda España. “Va a dejar de haber siete u ocho gestiones diferentes de cada Comunidad Autónoma como les conviene”, explica del Olmo. Con esta medida, “la caza deportiva del lobo se terminaría”, y en caso de necesitar controlar las poblaciones, se tendría que hacer de forma justificada.

Es una medida que celebra el experto que considera que la gestión independiente de cada Comunidad Autónoma es el principal problema. Esta gestión unificada permitirá también reducir los daños a la ganadería extensiva. “El lobo debe recuperar sus territorios, es vital para mantener el equilibrio de los ecosistemas”, defiende del Olmo, pero debe haber una estrategia común.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?