Viernes, 23 de Abril de 2021

Otras localidades

DEBATE 4-M EN LA SER DEBATE 4-M EN LA SER Àngels Barceló modera el debate del 4-M: abre Pablo Iglesias y cierra Mónica García
Cuchillería

De dónde vienen los cuchillos

Juan José Millás reivindica el ejercicio de preguntarnos las cosas más sencillas y cotidianas de la vida.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Literalmente. Juanjo llevaba meses pidiéndome que le llevara al origen de la vida… De un cubierto. ¿Quién decide esas formas que se adaptan tan bien a la mano? ¿Por qué cada cuchillo tiene una utilidad? ¿De dónde vienen? ¿Cómo nacen, se desarrollan, pinchan y cortan? Cunas hay muchas, pero cuántas pueden decir que el negocio lleva en la familia desde hace nueve generaciones. Los Arcos empezaron fabricando tijeras para notarios a mediados del S.XVIII y actualmente, bajo la dirección de Pedro Arcos, crean más de dos mil tipos de cuchillos diferentes, 17 millones de piezas al año que exportan a 80 países.

Con estas cifras sorprende ver que la mitad del trabajo que se hace en su fábrica, en Albacete, es manual y artesano. “Solo si el pedido es muy numeroso lo automatizamos” Roberto es ingeniero. Como buen Arcos ha pasado el “cuchillerato” (vivir el negocio desde que tienes uso de razón) y nos va explicando el proceso de un cuchillo de forja. El cuchillo artesano por excelencia y un 30% más caro que el de plancha (automatizado).

Así nace un cuchillo / Nacho Cervantes

En la fábrica reciben las láminas de acero en bobinas. Con los troqueles se corta la forma del cuchillo. Se calienta al rojo vivo la parte de la virola (el tope que separa el mango de la hoja). Con un golpe de prensa se le da forma. Con otra prensa se agujerea el mango para que luego se puedan encajar las cachas de plástico o madera. Se pule, se le quita la humedad con una arena de maíz y se templa. “El temple es la parte más importante. Antiguamente los maestros mantenían en secreto este proceso”. La fórmula exacta que combina tiempo y temperatura y que altera la vida social de las moléculas para darle la dureza y ductilidad que define a un buen cuchillo. Se lava, se le pone el mango, se vuelve a pulir por todas partes y se afila. Esto resumiendo… Se tardan dos días y medio en terminar una sola pieza. Ahora que sé el trabajo que lleva me dan ganas de rezar una oración cada vez que coja uno para comer”, dice Juanjo.

No hay nada como preguntarse las cosas y descubrir cómo llegan a nuestra vida para valorarlas como se merecen.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?