Miércoles, 22 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Un mal día lo tiene cualquiera

Una vida complicada para Svetlana Alliluyeva

Svetlana Alliluyeva era hija de Iósif Stalin, y su padre le complicó un poco las cosas. El 9 de marzo de 1967, ella pidió asilo político a los Estados Unidos para intentar llevar la vida que quería

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

El 9 de marzo de 1967, Svetlana Alliluyeva pedía asilo político en la embajada de Estados Unidos en la India. Hasta ese momento, Svetlana había vivido en la Unión Soviética, un país para el que esta noticia fue un duro golpe en su orgullo nacional. ¿Por qué? Pues porque igual, Svetlana Alliluyeva, era hija de nada menos que Iósif Stalin.

A Svetlana no le había faltado de nada, pero su vida junto a su padre tampoco había sido idílica exactamente. Su madre se había suicidado cuando ella tenía nueve años. En su juventud, Svetlana dio a su padre el disgusto de enamorarse de un guionista de cine judío. Stalin resolvió el asunto enviándolo a Siberia. Años más tarde, ella dijo que la manera en que su padre trató a su enamorado, sumada al hecho de que no le permitiese estudiar Arte y la obligase a estudiar Políticas, “rompieron” su vida. La inesperada petición de asilo de Svetlana a Estados Unidos en 1967 fue respondida positivamente. En abril, la hija de Stalin aterrizaba en Nueva York y sorprendía al mundo con una rueda de prensa en la que criticaba el legado de su padre. A Alexei Kosygin, el primer ministro soviético del momento, esto no le sentó nada bien, y declaró que Svetlana era “una persona enferma”. Así, Svetlana se convirtió en ciudadana americana, se casó y cambió su nombre a Lana Peters. En la década de 1980 consiguió permiso para volver a la URSS y, a partir de entonces, vivió entre su Rusia natal, Inglaterra y Estados Unidos.

En una entrevista, declaró que cuando llegó a Occidente solo tenía admiración por el “mundo libre”. Pero, con el tiempo, se dio cuenta de que el idealismo la había cegado, y que, a nivel moral, Estados Unidos y la URSS estaban muy igualados, y llenos de “tontos incompetentes, burócratas asustados, jefes confusos y teorías conspiranoicas”. Suena creíble.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?