Jueves, 29 de Julio de 2021

Otras localidades

La equivocación en la traducción que llamó 'Amedio' al mono de Marco

Claudi Biern Boyd, responsable de BRB Internacional, explica en Hoy por Hoy cómo funcionaba la producción de series que marcaron a toda una generación

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

El 19 de abril de 1986 35 años atrás se emitía el último capítulo de una de las series de animación españolas de más éxito: David el Gnomo, Cuando David, el gnomo más anciano del lugar, con 399 años, cumple los 400 años fallece y él y su mujer, Lisa, se transformaron en árboles. “¿Tú no filmabas a 400 años sin televisión, sin inspectores de Hacienda y que te transformes en un cerezo?”, señala con sorna Claudi Biern Boyd, responsable de BRB Internacional. Algunos lo recuerdan como uno de los finales más crueles y dolorosos, otros como uno de los más poéticos, bonitos.

Al entrar en los 70, una noche los niños se acostaron viendo a Los Chiripitipláuticos y se levantaron con esto otro con Vicky el vikingo, La hormiga atómica, Scooby doo, Tom y Jerry, La pantera rosa, Meteoro o La Abeja Maya.

Samuel Viñolo, coordinador académico del Grado en Animación en el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital, UTad, explica cómo los estudios japoneses se expandieron: “Todas estas series, menos Mazinger Z, se basaban en novelas y cómics referentes europeos. Estas series, de una gran calidad técnica, eran muy baratas para las cadenas de televisión y productores europeos y explica la enorme cantidad de producciones japonesas que llegan esos años”.

El encargado de traer la mayoría de las series que se emitían en España en los años 70 y 80 fue precisamente Claudi Biern Boyd, quien explica en Hoy por Hoy que comenzó con más producción estadounidense pero más adelante sería la producción japonesa la predominante.

Después de una infancia y juventud pasada por la lectura de libros, en su carrera profesional comenzó con la comercialización de productos de consumo para multinacionales y de ahí llegaron sus contactos con productores y dueños de derechos de estas series. “El siguiente paso, muy fácil, fue traer a España sus productos”, cuenta.

Más adelante, optó por producir sus propias series. Primero fue Ruy, el pequeño Cid, pero después, llegarían, por ejemplo D´artacan y los tres mosqueperros, serie que considera su “primer acierto”. “Luego tuvimos la suerte de que La vuelta al mundo de Willy Fog arrasó en algunos países”, añade, y recuerda la facilidad de triunfar cuando había tan pocas opciones de entretenimiento. No obstante, para él, la que tuvo más importancia a nivel mundial fue David el Gnomo. “Fue una adelantada en el tema ecológico”, cuenta.

"En España hacíamos todos los guiones, hacíamos toda la preproducción y creábamos todos los personajes, etc. pero no había la industria necesaria para abastecer el mercado mundial y necesitábamos recurrir a los japoneses. Se hacía todo a mano", indica Claudio, quien relata el número de veces que viajó a Japón y cómo eran sus viajes con un traductor japonés que vivía en Madrid. "Yo le decía que les contase algo durante un minuto y medio y él traducía en diez segundos", recuerda entre risas.

A la hora de coordinar el trabajo con la otra punta del mundo, Claudio explicaba cómo funcionaba el 'télex' y cuenta el error a la hora de traducir 'Amadeo', el verdadero nombre del mono que acompañaba a Marco en la popular serie, y que se quedó como 'Amedio'.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?