Sábado, 08 de Mayo de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Un año de pandemia en las residencias: más de 33.000 ancianos muertos

Las vacunas que empezaron a administrarse a finales de diciembre han conseguido parar por fin la tragedia que ha supuesto el coronavirus en los centros de mayores y que la SER ha ido contando semana a semana a través de los datos recopilados por su red de emisoras

En los últimos siete días han muerto 76 ancianos por COVID, cuando hace mes y medio murieron 760 en una semana. Aún quedan 1.400 ancianos contagiados a día de hoy (casi todos en la Comunidad Valenciana), pero hace mes y medio llegó a haber casi 14.000 mayores infectados en geriátricos de toda España

Un anciano sale de un centro residencial para mayores

Un anciano sale de un centro residencial para mayores / María José López (Europa Press)

Desde el 8 de marzo del año pasado, al menos 33.036 ancianos han muerto por COVID o síntomas compatibles. Un año en el que el coronavirus ha afectado de manera dramática a la parte más débil y vulnerable de nuestra sociedad. Desde el primer momento de la pandemia, las residencias de ancianos se convirtieron en la 'zona cero'. Una situación que se ha repetido en las sucesivas olas y a la que sólo ha conseguido poner fin la llegada de las vacunas. En la primera ola, la más letal, murieron unos 20.000 mayores entre marzo y junio, la mitad sin prueba que confirmara que tenían el virus, pero con síntomas compatibles con la enfermedad. En la segunda, fallecieron cerca de 10.000 y en la última y más reciente, la que empezó tras la Navidad, algo más de 3.000.

La comunidad que más ha sufrido el azote del virus en sus residencias ha sido Cataluña. Según los datos de la Generalitat, casi 9.000 ancianos han muerto por COVID desde el inicio de la pandemia. Le siguen Madrid con más de 6.000, Castilla y León con 4.000, Castilla-La Mancha con más de 3.000, Andalucía y la Comunidad Valenciana con más de 2.000 y Aragón con más de 1.500. En Euskadi han muerto un millar de mayores. En Galicia, Extremadura y Asturias alrededor de 800. En Navarra han muerto más de 500 ancianos en un año, en Murcia casi 400, en La Rioja, Cantabria y Baleares alrededor de 300 y en Canarias 80.

Las vacunas han demostrado en apenas dos meses ser el único escudo protector realmente efectivo para los mayores que viven en residencias. El modo de vida y la organización de estos centros, con muchos ancianos conviviendo en salas y habitaciones, han sido un caldo de cultivo perfecto para un virus con una alta capacidad de contagio. Durante meses se prohibieron las visitas, se aisló a los ancianos -con el elevadísimo coste emocional que eso supuso para los propios mayores y sus familias- pero sólo las vacunas han conseguido de verdad frenar al virus. Los ancianos que vivían en residencias han sido, con más de 33.000 fallecidos, los que han pagado el precio más alto en vidas de esta pandemia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?