Jueves, 29 de Julio de 2021

Otras localidades

La Hora Extra

Angélica Liddell: "Mientras la cultura dependa de los cambios políticos estamos perdidos"

Hablamos con la directora, intérprete, poeta y dramaturga Angélica Liddell sobre sus próximos proyectos literarios y escénicos, sobre la muerte de sus padres, la sociedad de denuncia y ofensa en que vivimos, el feminismo, los vínculos entre cultura y política y las razones por las que se marchó de España durante cuatro años

Autorretrato de Angélica Liddell

Autorretrato de Angélica Liddell / Angélica Liddell

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Han pasado cinco años desde que concedió su última entrevista a un medio español y no recuerda cuándo fue la última vez que se sentó cara a cara con un periodista para mantener una conversación sin límites de tiempo. Hoy, en La Hora Extra, hablamos con Angélica Liddell. Y deberíamos dejarlo ahí, no decir nada más e invitaros únicamente a que la escuchéis porque Liddell no necesita demasiadas presentaciones y porque escuchar su voz es mucho más interesante que una transcripción en pantalla de sus palabras.

Directora de escena, intérprete, autora de una extensa obra dramática, narrativa y poética, Angélica Liddell (Figueres, 1966), ha sido galardonada a lo largo de su trayectoria con el León de Plata de la Bienal de Teatro de Venecia (2013), el Premio Nacional de Literatura Dramática (2012) y la insignia de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia (2017). En 2014 decidió dejar de estrenar sus obras en España, cansada del "desprecio" hacia su obra y regresó cuatro años más tarde, con Àlex Rigola al frente de los Teatros del Canal de Madrid, donde llevó a escena su Trilogía del infinito. Después estrenaría The Scarlett Letter y Una costilla sobre la mesa: Madre. 

Angélica Liddell estuvo dos horas conversando con La Hora Extra, en un estudio de la Cadena SER, sin obviar ningún tema, ninguna pregunta. Fue extremadamente generosa, tanto que sus palabras no caben en una edición normal de La Hora Extra. Así que decidimos que esta conversación de hoy, de solo media hora, será un avance de un programa especial que emitiremos y publicaremos el próximo martes 16 de marzo, con la entrevista íntegra y la participación de relevantes personalidades de la cultura vinculadas a su trayectoria: Àlex Rigola, Niño de Elche, Oliver Laxe, Mateo Feijóo, Javier García Yagüe, Carlos Rod, Paula Foulkes y Vincent Baudriller.

En esta primera entrega, Liddell habla de lo mal que lo ha pasado en este año pandémico: “Para mí, el trabajo no es cansancio, es una consagración, es entrar en un nivel de expiación, de expresión y, al quedarme sin eso, me quedo emparedada en mi propia cabeza sin poder expresarme y eso ha sido muy duro, yo sentía que me habían robado la vida”.

De su próximo libro de poesía, Veo una vara de almendro, veo una olla que hierve; de sus próximos trabajos en escena – Liebstod. El olor a sangre no se me quita de los ojos. Juan Belmonte. Histoire(s) du théâtre III, una pieza en torno a la figura del torero Juan Belmonte, producida por el Teatro Nacional de Gante que dirige Milo Rau-, y de su futura colaboración con Rodrigo García en una pieza de vídeo, un proyecto que la tiene “entusiasmada”.

De lo que supone para ella el escenario: “Es allí donde realmente me quito la máscara: no me la pongo, me la quito, (el escenario) es ese espacio de libertad donde no me relaciono a través del pacto social, sino todo lo contrario, es donde puedo matar, asesinar, violar, robar y suicidarme”.

Del desgarro provocado por la muerte de sus padres en 2018, un duelo presente en sus obras Dicen que Nevers es más triste y Guerra interior (La Uña Rota): “Es una soledad que no podía imaginarme nunca que llegaría a ser tan sumamente perturbadora y dolorosa”. Liddell está inmersa actualmente en la escritura de la tercera parte de esa trilogía de duelo. 

De cómo el interlocutor de sus textos es siempre un hombre, “un hombre amado”.

De la sociedad de la ofensa en que vivimos, "de la sociedad que no da nada a cambio, que lo pide todo y no ofrece nada y no es sumisa ante verdades que nos rebasan" y esa "pacatería que ha sustituido la pelea y el enfrentamiento cara a cara por la denuncia sin más ni más y eso no nos va a llevar a ningún sitio, no todo se soluciona denunciando, no todo es denunciable”.

De su visión crítica del feminismo, que llevó a escena en su obra The Scarlett Letter: “Creo que el feminismo es un movimiento lo suficientemente importante como para asociarlo a un movimiento tan profundamente puritano como el #MeToo, que se ha acabado convirtiendo en una cosa de superficialidades y alfombra roja”.

Sobre las relaciones de dependencia entre cultura y política: "Mientras la cultura dependa de los cambios políticos estamos perdidos, porque no hay proyectos de larga duración y esto es un lastre enorme. La cultura es una simbiosis entre la sensibilidad y el dinero y es en ese entendimiento donde se crean las infraestructuras y los dispositivos para que los artistas puedan trabajar en condiciones pero, generalmente, el dinero no está asociado a la sensibilidad y ahí es cuando se produce el inmenso fallo y no se protege verdaderamente a los artistas".

Y de las razones por las que decidió dejar de estrenar sus espectáculos en España en 2014, cuando declaró que había “llegado al tope de desprecio” que podía soportar. Liddell explica que en Francia se encontró con “un respeto y con una seriedad” respecto a su trabajo que no percibía en nuestro país, donde “estaba acostumbrada a que se mofaran, se rieran o me ridiculizaran”. Se marchó, dice, porque le faltaban un reconocimiento y un apoyo que se traducían en “no tener una residencia donde trabajar, no tener un espacio de ensayos, una serie de condiciones para desarrollar tu trabajo en las mejores circunstancias, eso no lo tenía y no es una cuestión de llenar o no un patio de butacas, es que sientes que el respeto falla por algún sitio”.

Angélica Liddell explica en esta entrevista que se acaba de incorporar como artista residente del Centro Dramático Nacional de Orleans por cuatro años.

 

El fragmento de audio que abre el programa pertenece a una representación en el Teatro del Odeón de París, en 2013, de la obra 'Todo el cielo sobre la tierra (El síndrome de Wendy)', cedido por Atra Bilis, compañía de Angélica Liddell y Sindo Puche. 


Hoy no escuchareis su voz, pero en La Hora Extra trabajan Eva Cruz, Emma Vallespinós y Eduardo Maura. 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?