Lunes, 10 de Mayo de 2021

Otras localidades

SIRIA: 10 AÑOS DE DESTRUCCIÓN

Parte III | El futuro

¿Qué le queda a Siria tras la destrucción? Unicef destaca la resiliencia de los niños y hacemos un recorrido por el patrimonio cultural destruido en el conflicto

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Si hay un ejemplo mundial de resiliencia hay que buscarlo en Siria. “La determinación de los niños de aprender, de superar las dificultades y de construir un futuro mejor es admirable”, dice Ted Chaiban, director regional de Unicef para Oriente Medio.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Recuerda sus impresiones tras su viaje a Siria en diciembre. “Vi a niños que habían pasado por momentos difíciles, pero también a niños decididos a tener un futuro mejor, niños que iban a escuelas y barracones y aulas reparadas y en tiendas de campaña y campamentos, pero todos decididos a recibir una educación y a cumplir sus aspiraciones y sueños. No se puede subestimar la resiliencia de los niños y niñas sirios y de sus familias”.

“Encuentran formas de aprender, hacen trabajos para mantener a sus familias, se mantienen conectados con sus amigos en las redes sociales para poder tener una comunidad y estar ahí para los demás, y la respuesta humanitaria apoyada por organizaciones como UNICEF el sistema de agencias de la ONU las ONG son también parte de la red de seguridad que apoya a estos niños”, asegura Chaiban.

Un grupo de niños en una escuela improvisada en Daraa, Siria, el 13 de noviembre de 2016 / Unicef

La organización aboga por “reforzar los servicios y planes de los sistemas nacionales y ampliar el acceso a los servicios básicos y a las oportunidades económicas tanto para los refugiados sirios como para las comunidades de acogida”. Y pone como ejemplo el sistema de educación pública libanés, que “se ha reforzado y ha abierto sus puertas tanto a los refugiados sirios como a los niños libaneses. En estos días de presión económica por la pandemia, más niños dependerán de ese sistema, y eso a pesar de los problemas políticos del Líbano, su incapacidad para formar un gobierno, las preocupaciones sobre su economía, tenemos que seguir construyendo un sistema de apoyo como el sistema educativo libanés para los niños sirios y los libaneses por igual. En los demás países se dan situaciones similares”, explica.

Un patrimonio cultural perdido

La mayor parte de la destrucción del patrimonio cultural en Siria fue voluntaria y la llevó a cabo el grupo terrorista Estado Islámico.

“Desde 2014 Estado Islámico ha procedido a una destrucción organizada, sistemática, del patrimonio cultural en Siria y a robar objetos”, recuerda Alejandro Noguera, arqueólogo, historiador, director del museo L’Iber y de la fundación Libertas 7.

Se han destruido iglesias, mezquitas, santuarios, el patrimonio arqueológico de la antigüedad y piezas de museo. “El EI tiene una unidad especial para realizar esta destrucción y estos robos”, asegura. Unos robos y destrucciones que han sido calificados de “genocidio cultural” por la secretaria General de la Unesco Irina Bokova.

Se han destruido buena parte de los restos de la antigüedad de Palmira, de la griega, romana y de los cristianos de oriente: restos de mezquitas y santuarios, enumera el arqueólogo. Unas acciones cometidas por razones “ideológicas, pero también económicas”, explica Noguera.

Comparación en una imágen de satélite del teatro romano y Tetrapilón de Palmira el 26 de diciembre de 2016 (Izquierda) y el 10 de enero de 2017 (Derecha) / UNITAR-UNOSAT

Siria es un cruce de caminos, por lo que tiene patrimonio desde las primeras civilizaciones, escritura cuneiforme, restos que habían sobrevivido a los mongoles y que sin embargo han desaparecido por “la intolerancia” de Estado Islámico, lamenta.

Una parte del patrimonio ha sido destruido en público, con vídeos propagandísticos de los terroristas. Pero algunas de esas obras se robaban y han acabado en el mercado negro y han servido para financiar las arcas de Estado Islámico.

Pese a las iniciativas lanzadas para recuperar el patrimonio robado, Noguera cree que lo más útil es crear una concienciación global de que las piezas tienen que estar en los museos de sus países de origen y protegerlas. “No sirve de nada tener una pieza en casa en una vitrina. Además, una pieza separada de su contexto pierde la información, y la información a menudo es mucho más importante que la pieza en sí”.

Un hombre rehabilita una escuela en Al-Mazboura, un pueblo rural de Aleppo, Siria, el 30 de diciembre de 2019 / Unicef

100 años para recuperar Siria

“Mataron a mucha gente. Necesitan 100 años para solucionar esto, porque la gente no va a olvidar los muertos”, dice Moussa, periodista sirio en España. “Cada familia tiene uno o dos, o toda la familia muerta”.

La pandemia ha hecho que el mundo se haya olvidado de Siria, pero los problemas allí no han desaparecido. Moussa hace una llamada de atención al mundo para no perder de vista la situación en Siria. “Está como era hace diez años. La guerra sigue. La gente está muriendo todos los días”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?