Martes, 11 de Mayo de 2021

Otras localidades

Un mal día lo tiene cualquiera

Un encontronazo con los Rolling Stones

Charles Keeley trabajaba en una gasolinera y el 18 de marzo de 1965, vio una escena surrealista: la de los Rolling Stones meando en la pared de su establecimiento

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

El 18 de marzo de 1965 fue un mal día para Charles Keeley. Él estaba tan tranquilo trabajando de gasolinero en una estación de servicio en las afueras de Londres, cuando se paró un coche allí y salió un tipo al que describió como “un monstruo peludo con gafas oscuras” para preguntarle dónde podía “echar una meadita”. A Charles no le gustó ni su aspecto ni su tono, así que le dijo que no tenía lavabo en la gasolinera. El problema es que el melenudo en cuestión era Bill Wyman, bajista de los Rolling Stones, que cuando volvió al coche les dijo a los otros miembros del grupo que no podía más. Mick Jagger le dijo que no se preocupase, que él le encontraría un lavabo. Junto con los otros miembros del grupo, y pese a los gritos de Charles, se pusieron a mear contra la pared de su establecimiento. Mick le contestó algo en plan “meamos donde queremos, tío”. No habían ni acabado de aliviarse y la policía ya había hecho acto de presencia. Todos fueron multados con cinco libras.

Pese a que el público más entrado en años se escandalizó cuando supo de la noticia, a los jóvenes no pareció importarles mucho. Tres meses más tarde, llegaron al número uno de las listas con una canción que decía que “no consigo satisfacerme”. Creo que no estaba inspirada en el incidente urinario.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?