Miércoles, 22 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Lo que creía saber del secuestro de la farmacéutica de Olot y lo que pasó de verdad

Un libro del periodista Carles Porta reconstruye casi treinta años después el secuestro de María Angeles Feliú, encerrada en un sótano durante 492 días. 'Aquel fue un caso de negligencia colectiva, fue la historia de la resistencia de una mujer frente a la imbecilidad masculina'

 'No tienen cojones de matarte. No saben cómo cobrar el rescate ni saben cómo eliminarte. Han visto demasiadas películas’, le dice uno de los captores a una atónita María Angeles Feliú en referencia a los cabecillas del secuestro. Esa frase, recogida en el libro 'La farmacéutica', del periodista Carles Porta, resume en pocas palabras cómo lo que iba a durar en principio 'tres o cuatro días', acabó convirtiéndose en el secuestro más largo sin vinculaciones con el terrorismo de la historia de España. 'Fue un caso de negligencia colectiva', ha explicado Porta en La Ventana donde hemos conversado sobre un libro en el que María Angeles Feliú no ha querido participar. 'Hablé con ella y me dejó claro que quería permanecer al margen. Sólo me pidió una cosa: que no le hiciera más daño. Y eso es lo que he intentado'. 

María Angeles Feliú, que entonces tenía 34 años y tres hijos de corta edad, fue secuestrada en el garaje de su casa tras regresar del trabajo en su farmacia de Olot (Girona). Era el 20 de noviembre de 1992. Estuvo 492 días encerrada en un sótano, en un hueco del tamaño de un armario, lleno de bichos, sin poder ducharse, haciendo sus necesidades en un cubo, a oscuras, y siempre con el altavoz de una radio encendida que sus secuestradores nunca apagaban para que no pudiera identificar el lugar en el que se encontraba. El móvil fue estrictamente económico. Entre los cabecillas del secuestro dos policías municipales de Olot, localidad de la provincia de Girona, un guarda forestal y un camarero. Uno de ellos acabó liberándola por su cuenta cerca de una gasolinera, sin llegar a cobrar el rescate, el 26 de marzo de 1994

Aquel secuestro hizo correr ríos de tinta, suscitó todo tipo de especulaciones y victimizó doblemente a una mujer a la que se llegó a dar oficialmente por muerta y cuya credibilidad se llegó a cuestionar sin ningún fundamento tras haber pasado un auténtico calvario. Dos personas inocentes fueron detenidas y encarceladas durante una investigación plagada de errores, y en la que una mezcla de puro azar y no pocos despropósitos, jugó un papel decisivo. 'Aquello fue como una especie de Fargo a la catalana, todo lo que podía salir mal salió mal. Los secuestradores eran tan chapuceros que no sabían ni qué rescate pedir, le preguntaban a la víctima qué cantidad podían reclamar a su familia. Incluso los investigadores y los técnicos dudaron de que la voz de la grabación que enviaron a la familia fuera la de Feliú porque no se pedía un rescate concreto', ha explicado Porta. 

El libro destapa también el papel vergonzante que tuvieron algunos programas de televisión de la época. 'Eran los primeros años noventa y coincidió con el momento en el que algunos programas empezaron a darse cuenta de que la muerte y el morbo vendían, que los sucesos podían dar audiencia. Por aquel entonces se produjo también el crimen de las niñas de Alcàsser o el secuestro de la joven madrileña Anabel Segura. Se difundieron todo tipo de disparates, como que el secuestro no había existido y que todo había sido un montaje de la propia Feliú. Por los platós de televisión desfilaron impostores ávidos de fama y dinero. Luego todo el mundo se avergonzó, pero aquello hizo mucho daño a María Angeles Feliú, se la victimizó doblemente'. 

Ese es uno de los motivos por los que Porta ha querido escribir este libro. 'Nunca se había contado la historia completa, reuniendo todos los elementos desde el principio y hasta el final, y creo que eso se le debía a María Angeles Feliú. Ella fue una víctima que sufrió tremendamente pero también una mujer que demostró una resistencia impresionante, creo que aquello fue una historia de resistencia femenina frente a la negligencia y la imbecilidad masculina que la rodeó. Creo que el pensar en sus hijos la mantuvo viva durante todo ese tiempo. Y pese a ello se la cuestionó por cosas tan peregrinas como que tras su liberación apareció ante los medios con dignidad, bien vestida y bien peinada y aquello alimentó el bulo del autosecuestro.  Fue un acoso brutal. Pensemos ahora con lo que tanta gente se ha quejado del confinamiento en casa, lo que supone pasar un solo día encerrada a oscuras en un espacio minúsculo, sin luz, y comiendo un bocadillo cada 24 ó 48 horas. Pues así estuvo María Angeles Feliú durante un año y cuatro meses'.  

María Angeles Feliú fue liberada el 26 de marzo de 1994 por uno de sus captores que actuó por cuenta propia. Tuvieron que pasar cinco años más hasta que sus auténticos secuestradores fueron detenidos. El juicio se saldó con penas de cárcel para cinco personas que ya están en libertad tras haber cumplido sus condenas. 

Feliú tiene hoy 63 años y sigue viviendo y trabajando en Olot. Como finaliza el libro de Carles Porta: 'A ella, lo que más le preocupa es que la gente se la quede observando por la calle o le comente cosas relacionadas con el secuestro. No quiere ser protagonista'. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?