Martes, 27 de Julio de 2021

Otras localidades

Locos peligrosos

"Es tan bestia eso de "¡vete al médico!", encierra tanta inquina, tanta ignorancia, tanto desprecio... en un momento donde todos los expertos en salud mental advierten de que la ansiedad, la depresión, el pánico... afectan a un porcentaje altísimo de la población", la opinión de Carles Francino

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Cuando una situación -la que sea- se deteriora mucho, llega un momento en el que pase lo que pase… no pasa nada. Hechos, o palabras, que así de entrada tienen pinta de barbaridad, pues directamente nos resbalan. Hasta que un día, por lo que sea, ocurre algo concreto… algo que a lo mejor no parece tan bestia como otras cosas… que desencadena un terremoto y desemboca en una conclusión inapelable: hasta aquí hemos llegado.

Ojalá -yo lo espero, aunque sé que no pasará- ojalá ocurriera algo de esto en el debate político, en el Congreso concretamente, después del episodio de esta mañana. No el rifirrafe entre Sánchez y Casado, que ya es habitual; ni tampoco el duelo tabernario que han mantenido Teodoro García Egea y Pablo Iglesias a propósito de la moción de censura de Murcia. No, si todo eso, más o menos ya nos lo sabemos. No, me refiero al momento en el que Íñigo Errejón estaba interesándose por un problema concreto, gravísimo, la salud mental de los españoles a causa de la pandemia, y un diputado del PP le ha gritado desde su escaño: “vete al médico”. Yo creo, sinceramente, que esta sería una buena oportunidad para decir: “hasta aquí hemos llegado”. De verdad. Para darse cuenta de que por este camino estamos a dos pasos de acabar a guantazos. Es tan bestia eso de “¡vete al médico!”, encierra tanta inquina, tanta ignorancia, tanto desprecio… en un momento donde todos los expertos en salud mental advierten de que la ansiedad, la depresión, el pánico… afectan a un porcentaje altísimo de la población; y que no hay red para afrontar eso. “¡Vete al médico!” es una patada en la cara de toda esa gente. El autor de la frase se llama Carmelo Romero, es un señor de Palos de la Frontera que llegó al Congreso hace ya diez años y que ha pedido disculpas en Twitter, ¡en Twitter! Porque -leo textualmente- “por una frase desafortunada”. Vale, pues Isaías Lafuente, que como tuitero está bregado en mil debates, le ha respondido algo que me parece muy acertado. Porque a veces con pedir disculpas parece que se borren las ofensas. “desafortunado -escribe Isaías en su tuit- es algo “desacertado o inoportuno”, no dar con la palabra precisa o contar un chiste de viudas a la mujer que está enterrando a su marido, por ejemplo. Lo suyo -añade- ha sido una vergüenza impropia de un diputado”. Pues eso. A ver si alguien aprovecha para echar el freno de mano. O al final sí que acabaremos todos locos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?