Lunes, 17 de Mayo de 2021

Otras localidades

Estrenos Cine | podcast

La cartelera coge impulso con las películas de la temporada de premios

'The Mauritanian' llega a salas y plataformas tras su cosecha en los Globos de Oro y los Bafta. La historia real de un preso de Guantánamo con Jodie Foster, Tahar Rahim y Benedict Cumberbatch

El documental chileno 'El agente topo', nominado al Óscar, mezcla el cine de espías y el realismo social para reflexionar sobre los ancianos y la soledad en las residencias

También hay superhéroes con las cuatro horas de montaje de 'La liga de la justicia de Zack Snyder' y la primera película posapocalíptica sobre el coronavirus, 'Inmune'

Escucha el programa completo en SER Podcast

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

La cartelera de cine coge impulso con las películas nominadas a los Óscar que irán llegando en lass próximas semanas. Jodie Foster y Benedict Cumberbatch protagonizan ‘The Mauritanian’, un thriller sobre un prisionero real que estuvo 14 años en Guantánamo sin pruebas. ‘El agente topo’ es uno de los documentales del año, una mirada diferente a la realidad de las residencias de mayores a través del cine de espías que dirige la chilena Maite Alberdi. Eduardo Noriega se junta con Olga Kurylenko en ‘Los traductores’, un cluedo sobre el mundo editorial, y se estrena ‘Inmune’, la primera película de ficción inspirada en el coronavirus. En plataformas se puede ver ‘La Liga de la Justicia de Zack Snyder’, el montaje final de más de cuatro horas con todos los superhéroes de DC: Wonderwoman, Superman, Batman, Aquaman… En cine clásico celebramos el 40 aniversario del estreno de ‘El cartero siempre llama dos veces’ y el centenario del nacimiento de Simone Signoret. En televisión también hay superhéroes, los de Marvel que vuelven con Capitán América luchando por su identidad en ‘Falcon y el Soldado de Invierno’ y sube la temperatura y adrenalina con ‘Sky Rojo’, la nueva serie de los creadores de ‘La Casa de Papel’ en Netflix.

The Mauritanian (Kevin Macdonald)

El 11 de septiembre dio carta blanca a gobiernos conservadores, como el de George Bush, para aplicar la justicia a su manera. El miedo convirtió todo en un estado de terror donde se podía detener sin cargos e indefinidamente y torturar a cualquier persona que fuera americana. Iban director a Guantánamo. De los primeros presos que llegaron a esa prisión en Cuba destaca Mohamedou Ould Slahi, un joven mauritano que había estado en Afganistán años atrás. Esa era la única prueba contra él, suficiente para que le acusaran de estar detrás del atentando contra las torres gemelas.

Su historia llega ahora a la gran pantalla. El director Kevin Macdonald dirige The Mauritanian, una adaptación del libro que escribió en la cárcel, Diarios de Guantánamo. Jodie Foster interpreta a la abogada que destapó las vergüenzas del pentágono. Mohamedou Ould Slahi pasó 14 años en Guantánamo, sufrió torturas de todo tipo: ahogamiento, violación, palizas... tácticas que después supimos eran una constante y que estaban perfectamente detallas en un manual interno.

El agente topo (Maite Alberdi)

La experimentación en el campo del documental vive una época dorada. Las costuras clásicas del género han saltado por los aires con trabajos como My Mexican Bretzel, un melodrama con imágenes de archivo, con El año del descubrimiento y su anacronismo temporal y estético para la lucha obrera y ahora Maite Alberdi mezcla el género de espías y la denuncia social en El agente topo, una historia a la que llegó por accidente.

La directora chilena quería documentar una historia de detectives privados hasta que se encontró con Sergio, un señor de 83 años que respondió a un anuncio en un periódico para trabajar de espía. Un anciano reconvertido a detective que recibe entrenamiento en las últimas tecnologías y cuya misión es infiltrarse en una residencia para averiguar si hay casos de maltrato. Este punto de partida, en principio absurdo, permite a Alberti, por un lado, visibilizar a todas esas personas mayores que se ven obligadas o abocadas a trabajar, y por otro, entrar en un asilo y observar con su cámara cómo se sienten los ancianos en la intimidad. La operación de este topo, el peor espía del mundo -habla con el manos libres, no recuerda indicaciones, se involucra con todos sus compañeros...- cambió para bien los planes de la directora, le abrió los ojos a otra realidad transversal, la de la soledad de los ancianos mucho antes que la pandemia pusiera el foco en las residencias.

El documental adquiere tintes cómicos fruto de las situaciones cotidianas de este espía dicharachero, transita por el drama con una emoción contagiosa e invita a la reflexión sobre el tratamiento a los mayores, los cuidados y su autonomía. Y todo ello Alberdi lo hace sin renunciar a una propuesta que combina el realismo social con la clásica estructura del cine negro. Su cámara vigila la misión y encuadra el encierro de los internados en ese centro, juega con la luminosidad y la oscuridad de los espacios, usa música de espías, rompe la cuarta pared...

La insólita aventura de Sergio acaba conformando una película tierna, entrañable y emocionante, un retrato vitalista y doloroso del abandono que, en ocasiones, sufren las personas mayores. El agente topo, que cuenta con producción española, está nominado a mejor documental en los Óscar.

Inmune (Adam Mason)

El coronavirus también se empieza a colar en el cine. Desde Hollywood llega 'Inmune', cinta que dirige Adam Mason con Demi Moore y KJ Apa, el protagonista de la serie 'Riverdale'. Su atractivo es que es la primera película posapocalíptica que habla de este virus. Se sitúa en 2024, dos años después de que una pandemia haya asolado al mundo, con nuevas mutaciones más mortales que asustarían al mismísimo Fernando Simón. Y a partir de ahí, todos confinados, leyes marciales, toques de queda y pasaportes de inmunidad. En medio de todo eso, una historia de amor.

La Liga de la Justicia de Zack Snyder (Zack Snyder)

Que una película lleve el nombre de su director en el título ya dice mucho de lo que se puede esperar de ella, porque sí, ‘La liga de la justicia de Zack Snyder’ es básicamente eso: Zack Snyder haciendo todo lo que ha querido y más durante cuatro horas. Para ponernos en antecedentes, en 2017 se estrenó en los cines ‘Liga de la Justicia’, una película que había sido comenzada por el propio Snyder y que tuvo que abandonar tras una tragedia familiar. Warner aprovechó el momento y colocó a Joss Whedon para terminar el proyecto y, de paso, cambiar ciertas cosas que no les convencían: dejar atrás el tono oscuro que Snyder había querido darle al film y, por decirlo de algún modo, parecerse un poco más a Marvel, que estaba triunfando con ‘Los Vengadores’ (no es muy descabellado pensar esto teniendo en cuenta que Whedon había dirigido las dos primeras películas sobre los superhéroes de la competencia). Retocaron la mayoría de escenas rodadas por Snyder y cortaron muchísimas otras. ¿El resultado? 2 horas de metraje sin mucho sentido ni coherencia narrativa que no convenció en absoluto ni a los fans, ni a la crítica.

Visto el feedback recibido, decidieron que quizá había que darle la oportunidad a Snyder de hacer la película que siempre había querido hacer, sin limitaciones. De hecho, tal libertad le han dado que al comienzo de la película se puede leer un mensaje que reza: “Esta película se mostrará en formato 4:3 para conservar plenamente la visión creativa de Zack Snyder”. Con 70 millones de dólares de presupuesto, el director de ‘El hombre de acero’ le ha dado a los fans lo que siempre habían pedido. Quizá se ha excedido en su duración, sí, pero un auténtico fan del universo extendido de DC sabrá disfrutarla. Tan solo tendrá que sacar cuatro horas de su tiempo, poca cosa.

Esta nueva versión tiene un tono más sobrio, más solemne que la anterior, da más espacio a presentar a personajes como Flash o Cyborg, de los que se nos permite conocer su historia, de dónde vienen. Funcionen más o funcionen menos, gusten más o menos, a nosotros nos dan la oportunidad de conocerlos y a ellos les dan la oportunidad de presentarse. Cierto es que los chascarrillos de Flash a veces parecen forzados, como para darle un toque de humor obligado a la película que no sabemos hasta qué punto lo necesita, pero le daremos el beneficio de la duda hasta ver qué nos muestran en el film que se está preparando sobre su personaje y que tiene previsto su estreno para 2022.

Snyder ha lanzado el proyecto que debería haber sido aquella película de 2017, pero sin la presión de ser taquillera por tener un estreno directo en HBO, se ha excedido en su duración. Seis capítulos y un epílogo final que deja muchas posibilidades abiertas y que parece alentar a los fans a que pidan más contenido. Si hay algo que agradecer al director de ‘300’ por haber hecho esta nueva película, es que haya conseguido darle algo más de coherencia a la narración y que el espectador consiga entender lo que está ocurriendo gracias a que, por ejemplo, Wonder Woman se tome su tiempo en explicar la historia de las cajas madre.

Visualmente es una película que da gusto ver, que se recrea en sus escenas de acción y que sí, es demasiado larga, pero a favor de Snyder hay que decir que no se hacen especialmente pesadas y que ofrece a sus fans lo mejor que les podía ofrecer, lo que pedían.

Los traductores (Régis Roinsard)

Desde Frrancia llega este thriller coral que protagonizan con Lambert Wilson, Olga Kurylenko y Eduardo Noriega, entre otros. La trama cuenta cómo un despiado editor de un escritor de bestsellers introduce a nueve traductores en un búnker para que traduzcan e tiempo récord una novela, sin filtraciones… Pero la publicación de algunas páginas inicia un macabro y enrevesado cluedo sobre quién es el culpable.

La Gomera (Corneliu Porumboiu)

Un policía mafioso, una femme fatal, corrupción y el silbo gomero. Esos son los rocambolescos elementos que componen La Gomera, una película del director rumano Corneliu Porumboiu, que estuvo nada más y nada menos que en la sección oficial del último Festival de Cannes celebrado. La mezcla de géneros y de historias era la base, nos cuenta el director en la Cadena SER para montar esta película, que se aleja del realismo del cine rumano para adentrarse en un juego de géneros cinematográficos.

"Desde el inicio hemos hecho varios borradores y versiones del guion, pero estaba la idea de manejar un lenguaje distinto", explica. "Decidí al final inclinarme por el género negro. En primer lugar, porque uno de los personajes, Gilda, usa un nombre distinto para sobrevivir en un mundo donde desempeña el papel. Un personaje que utiliza facetas del cine clásico para poder sobrevivir", cuenta el director.

La presencia del cine americano está latente en todo el filme porque nos guste o no, reconoce el realizador rumano, "el cine es algo muy importante en nuestra cultura, en nuestras mentes y el cine americano, nos guste o no, nos forma y tiene que ver con cómo vemos las cosas". Hay una cita explícita a Hitchcock, también a Centauros del desierto, el wéstern de John Ford, y referencias al cine rumano más clásico. Y es que uno de los personajes es cinéfilo.

Este thriller negro se sitúa en las islas Canarias, aunque la primera parte es la fría Bucarest. Un policía entre dos bandos que debe ir a La Gomera para solventar un misterio y que lo tendrá que conseguir aprendiendo el silbo canario, un idioma a base de silbidos inventado por los guanches. "Vi un programa de televisión que exploraba en el plano turístico lo que era la isla de La Gomera y se hablaba mucho del Silbo canario. Eso fue el punto de partida de la película porque aquello me impresionó, no solo la propia isla, también ese lenguaje para entenderse".

Ese juego del lenguaje le sirve para mostrar el tema de la película: personas que fingen ser otras, que se ocultan o mienten. "El personaje protagonista de alguna manera es así. Lo que pasa es que emprende ese proceso de aprender una lengua para volver a la verdad. El silbo es una vía para volver a la verdad. Está inmerso en ese engaño y dentro de un mundo donde va perdido, pero este lenguaje le permite volver a algo más sincero y auténtico", nos explica.

Dice Porumboiu que en Rumanía no hay tradición de cine negro, aunque en la película muestre un fragmento de Un Comisar Acuzá, un thriller del año 74 producido en su país. Los directores rumanos asiduos a los grandes festivales de autor muestran un cine más realista, que denuncia y explica un país que trata de sobrevivir y salir adelante en una transición nada fácil. Sin embargo, Corneliu Porumboiu ha tratado en sus películas de ir más allá de ese realismo. Desde la fábula de El tesoro a este viaje interesante en La Gomera

"Para mí esto sí era una especie de reto. Era un tema nuevo, que no había tratado y empecé a seguir la forma que ese tema debía tener y hacerlo de la mejor manera posible. Siempre estoy intentando hacer algo nuevo", insiste. La película se divide en capítulos y cada capítulo está dedicado a un personaje. Eso partió del guion, pero después, se le añadió un color diferente. "Eso me permitía abordar de cierta distancia. Al final de la película, están los personajes en el jardín, con los colores del arcoíris. Cuando buscaba la estética de la película, mi mujer me dio la idea de que cada uno de esos colores definiera cada uno de los capítulos. De alguna manera cada capítulo tiene un color que es importante para uno de los personajes. Para mí eso venía desde el mismo guion".

En La Gomera los cinéfilos españoles van a descubrir el cameo de Agustí Villaronga, ganador del Goya con Pa Negre. "Conocía sus películas, me interesan, me gustan y en el casting le llamé, quise verle y la idea de tener este tipo mafioso de corte aristocrático para el papel me parecía interesante. Él aceptó y quiero darle las gracias por ello. He visto muchas películas de Almodóvar que me gusta mucho y de Albert Serra, que también me gusta". Para el director vivimos en un periodo de grandes películas y de algo interesante, la época postgénero, como él la denomina.

Su cine viaja y sobrevive gracias a los festivales europeos. Por eso la pandemia está reconfigurando muchas cosas que afectan el cine de autor. "Eso es un tema complicado. Ha habido cambios muy grandes y los festivales son importantes para el cine y para directores que provienen de culturas más pequeñas, como es mi caso. Cannes para mí fue muy importante. En cuanto a esos cambios, es muy difícil poder prever cómo van a ser las cosas dentro de cinco años. Espero que existan todavía los sistemas de distribución del cine independiente, pero las plataformas de streaming son muy, muy grandes. También hay que decir que estas plataformas están permitiendo que se vean películas que antes no se veían. Es complicado. No sé, vamos a ver qué pesa en el futuro".

El informe Auschwitz (Peter Bebjak)

El eslovaco dirige este drama basado en hechos reales que narra la historia real de Freddy y Valter, dos judíos eslovacos que escaparon de Auschwitz en 1944 y consiguieron regresar a Eslovaquia, y su lucha para convencer a todos aquellos que no querían ver la verdad.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?