Lunes, 12 de Abril de 2021

Otras localidades

Twitch de la SER Twitch de la SER En detalle en la SER: NutriScore, el sistema de etiquetado de alimentos
Opinión

La libertad y el caos

"En cuanto a la libertad. No hay nada que venda mejor. ¿Quién no está de acuerdo? ¿Quién no la quiere, aunque esté pensando en cosas diametralmente opuestas?"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Leo en el periódico que un expolítico, aficionado también a la retórica y el marketing, piensa abrir una academia. Yo le propondría un ejercicio para sus alumnos de primer curso. La prueba consiste en colocarse en la posición de un partido político con aspiraciones al poder.

El alumno deberá crear un eslogan para las elecciones independientemente de la ideología del partido. El lema deberá servir de igual modo para la derecha, el centro o la izquierda que aspire a ganar. El tiempo máximo para el ejercicio es de 5 segundos. ¿La respuesta? Podría ser esta: “Por el cambio y la libertad”.

La hemos escuchado mil veces por unos y por otros. Lo del cambio es evidente, no necesita mucha explicación: Si quieres sustituir a los que están es porque se necesita un cambio. Hay que cambiarlo todo porque todo está mal. Si los que gobiernan llevan mucho tiempo puedes formularlo como “El cambio, YA”, enfatizando la urgencia sangrante de remediar el estado de las cosas.

Si lo que prefieres es no asustar a posibles electores menos radicales, propón “El cambio tranquilo”, como se hizo en su día en Francia. Incluso si en realidad no quieres cambiar nada, necesitas vender la sensación de cambio, como nos enseñó Lampedusa: a veces, “Si queremos que TODO siga igual es necesario que TODO CAMBIE”. Bueno, esto último no hay que decirlo públicamente, pero es la idea.

En cuanto a la libertad. No hay nada que venda mejor. ¿Quién no está de acuerdo? ¿Quién no la quiere, aunque esté pensando en cosas diametralmente opuestas? Grandes éxitos del pasado como “Vivan las cadenas”, que con su paradójica audacia funcionó bien en su día, ya no enganchan.

La sumisión incondicional ha quedado relegada al ámbito de prácticas sexuales no mayoritarias. En cambio, apelar a la libertad es siempre un éxito seguro con todos los públicos. Libertad para irnos a la playa sin restricciones, o para decidir a qué país pertenecemos; libertad para subir los alquileres todo lo que uno quiera si la ley de la oferta y la demanda lo permite, para tomarnos un café caiga quien caiga; libertad para ponerse o no una vacuna, libertad para ocupar una vivienda vacía si la necesitas, para manifestarte, para contratar y despedir, para rezar a Dios, para insultar a Dios, para socorrer a los migrantes en el mar, para dejarlos morir si libremente han decidido intentar algo tan arriesgado.

Esa palabra que significa una idea por la que tantos han muerto a lo largo de la historia, ahora es un lema en boca de todos y viene a querer decir lo que cada uno quiera atribuirle. Entendido esto, el alumno de la academia de marketing político está ya preparado para abordar la materia principal del segundo curso, que consiste en colocar al posible elector en una encrucijada.

¿Lema de campaña?: “Libertad o el Caos”. ¿Que qué es el Caos? Eso depende.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?