Miércoles, 14 de Abril de 2021

Otras localidades

Safo de Lesbos

Platón escribió: «Dicen que hay nueve Musas. ¡Los desmemoriados! Han olvidado la décima: Safo de Lesbos». Había nacido a finales del siglo VII a.C. en Ereso (otros dicen que fue en Mitilene, la capital de esta isla griega) y tuvo una juventud movida con un destierro a Sicilia por culpa de ciertas conspiraciones contra el tirano que regía por entonces los destinos de Lesbos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Durante ese tiempo, unos seis años de confinamiento, se casó con un comerciante rico y tuvo una niña: «Tengo una hermosa hija que tiene para mí la esplendente belleza de una flor de oro, mi amada Kleis, a la que no cambiaría por todas las riquezas de Lidia, ni tan siquiera por la hermosa Lesbos». El mercader la dejó viuda y dueña de toda su hacienda. Regresó a Lesbos rica y sin compromisos conyugales y montó un colegio o academia para muchachas a las que enseñaba música, poesía y danza.

Según una leyenda, creída y recogida por Ovidio, ella perdió la cabeza por el marino Faón y, no correspondida por éste, se mató precipitándose desde un peñón de la isla de Léucade. Nada creíble.

Por motivos históricos (el incendio de la Biblioteca de Alejandría) y por razones morales, la posteridad fue severa para con Safo. Hace novecientos años, un Papa condenó a la hoguera su obra, reunida en nueve volúmenes, por considerarla impúdica. Por casualidad, a fines del siglo XIX, dos arqueólogos ingleses descubrieron en un vertedero de Oxirrinco (Egipto) algunos papiros con estrofas perdidas de Safo. De 10.000 versos que escribió nos quedan tan solo unos 600, suficientes para catalogarla entre los más grandes poetas del siglo VI a.C.

De verdad que morir yo quiero

pues aquella llorando se fue de mí.

Y al marchar me decía: Ay, Safo,

qué terrible dolor el nuestro

que sin yo desearlo me voy de ti.

Pero yo contestaba entonces:

no me olvides y vete alegre

sabes bien el amor que por ti sentí.

Su obra ha servido de inspiración a muchos escritores y poetas del romanticismo (como Gertrudis Gómez de Avellaneda) y también de la actualidad. Que su leyenda afirme que Safo amaba tanto a hombres como a mujeres hizo que en el siglo XX surgiera el término “lesbianismo” en honor al nombre de su isla. Hace aproximadamente 2.600 años ella lo vaticinó: “Después de muerta, no seré jamás olvidada...”

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?