Domingo, 16 de Mayo de 2021

Otras localidades

Un "cuello de botella" en la frontera entre México y EEUU

Los huracanes, la crisis y la pandemia han hecho que se cuadruplique la llegada de migrantes en pequeños grupos constantes entre los que hay decenas de niños desprotegidos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Estados Unidos reconoce que se enfrenta a la mayor crisis migratoria de los últimos 20 años en su frontera con México. En los últimos meses muchas personas habían renunciado a tratar de llegar a Estados Unidos por la dura política migratoria de Donald Trump, pero ahora hay varios detonantes que les han hecho volver.

Los dos fuertes huracanes que sacudieron Centroamérica y la crisis que ha provocado la pandemia de coronavirus en toda la región y en todo el mundo han obligado a cientos de personas a dejar sus hogares. Además, según explica el director de Casa del Migrante Saltillo Alberto Xicotencatl, muchos migrantes “han malinterpretado las últimas palabras del presidente Joe Biden y piensan que prácticamente al llegar a la frontera su cruce va a ser inmediato”.

En la zona del Saltillo están cruzando en este momento cuatro veces más personas de las que lo hacían antes de la pandemia. Xicotencatl cuenta que, a diferencia de las caravanas migratorias, están llegando en pequeños grupos de unas cuatro o seis personas, “pero es un flujo muy grande y muy constante que eleva mucho el número de personas que están intentando llegar a la frontera entre México y Estados Unidos con la intención de pedir asilo en Estados Unidos”.

La realidad que encuentran cuando llegan es muy diferente a la que pensaban. Muchos se quedan atrapados y sin dinero para poder volver. “Llevamos ya más de un año en el que hay un cuello de botella en la frontera”, asegura Xicotencatl.

Según el programa MPP creado por Trump, cualquier persona que pidiera asilo en EE.UU. sería devuelta a México donde tendría que gestionar su ingreso. Por eso en el último año se han formado campamentos en la frontera de entre 200 y 400 personas. Al desaparecer este programa, el ingreso de migrantes “ha sido muy lento, muy pocas personas han tenido una audiencia”, por eso las organizaciones creen que ese cuello de botella va a mantenerse al menos un año.

A esto se unen las nuevas olas migratorias con familias completas y muchos niños que dificultan el proceso, ya que se juntan “personas en campamentos improvisados, atendidos por la sociedad civil y sin ningún tipo de apoyo gubernamental”, denuncia Xicotencatl.

El centro que dirige Xicotencatl, a tres horas del paso a Texas, atendía antes de la pandemia a unas 320 personas alojadas y 450 personas a las que entregaban alimentos diariamente. Ahora las autoridades sanitarias solo les permiten alojar a un máximo de 70 personas, por lo que atienden al resto con alimentos y asistencia médica en la vía pública.

Un 40% de familias con niños

“Estamos viendo que aproximadamente el 40% de la población que está transitando por este país y por esta frontera son niños y niñas adolescentes y familias, y no únicamente familias completas, sino también niños y niñas migrantes no acompañados”, subraya el director de Casa del Migrante Saltillo. Esos niños, asegura, “están siendo detenidos en cárceles migratorias de forma muy preocupante” porque los agentes de migración no dan abasto y acuden a la guardia nacional que militariza la frontera.

Xicotencatl lamenta que “toda la inversión económica del Gobierno mexicano se está destinando a la detención y deportación masiva de migrantes y no a la garantía de sus derechos humanos”. La ley mexicana, asegura, prohíbe que estas poblaciones estén en centros de detención, pero al no existir una inversión pública para crear albergues que dan alojamiento a niños y niñas, los mantienen detenidos en las cárceles migratorias.

Los espacios donde retienen a los menores son similares a las conocidas jaulas en las que encierran a los migrantes en Estados Unidos, según describe Xicotencatl. “Son espacios muy pequeños donde los niños y las niñas conviven con personas adultas en un contexto de tensión”.

Los menores llegan cansados y desorientados cuando los reciben en el Saltillo. “Tienen muchísima ingenuidad y eso los hace muy vulnerables”, dice el director del centro. “Nos preocupa mucho porque las personas llegan deshidratadas, han perdido el contacto con su familia en Estados Unidos o en Centroamérica y no quieren que demos aviso a los sistemas de protección a la infancia en México, y cuando lo hacemos los niños prefieren irse rápidamente antes de que la autoridad mexicana puede institucionalizarlos”.

La preocupación de la organización es enorme por la presencia de grupos de delincuencia que “no únicamente se dedican al tráfico de inmigrantes, sino a la explotación sexual de niños y niñas”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?