Lunes, 12 de Abril de 2021

Otras localidades

Twitch de la SER Twitch de la SER En detalle en la SER: NutriScore, el sistema de etiquetado de alimentos
Opinión

Mascarillas y enmascarados

"A estas alturas ya sabemos que su dominio de las expresiones faciales es tan perfecto que pueden negarlo todo, hasta que sus propios nombres sean sus nombres, sin que se les tuerza el bigote"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Qué duda cabe que este ha sido un año de novedades. Nuestros comportamientos han cambiado al ritmo de una pandemia que nos ha obligado a prescindir de muchos de nuestros momentos de disfrute y relax. Pero los nuevos tiempos traen también nuevos pequeños placeres, y sin duda todos coincidiremos en que uno de ellos es el momento de llegar a casa y poder quitarse por fin la mascarilla. Quizás por eso resulta tan sorprendente haber visto esta semana a tantos políticos voluntariamente enmascarados mientras declaraban por videoconferencia ante el juzgado desde la intimidad de sus casas.

Uno de los abogados no pudo por menos que preguntar al testigo en cuestión por qué aparecía enmascarado si estaba ante la cámara sólo y en su casa. ¿La respuesta? Extremado respeto a las restricciones sanitarias. Una actitud tan escrupulosamente prudente como perjudicial para las orejas que muchos no parecen terminar de creerse. Efectivamente, hay quien sostiene que la utilización de mascarillas XXL por parte de algunos de los políticos con fama de mayor inteligencia en este país responde a otras razones.

Para algunos podría deberse más bien a un desesperado intento de evitar que cualquier fallo en su expresión facial desmintiera su absoluto desconocimiento de pagos, cobros o lo que sea que pudiera haber sido irregular. Estas personas, desconfiadas, argumentan que para atreverse a declarar que controlabas con mano de hierro una organización política sin enterarte de que el del despacho de al lado estaba extorsionando a la mitad de los empresarios del país en nombre del partido, hay que “echarle mucho morro”. Así que, ¿qué mejor que cubrirte semejantes belfos con una FFP2 tamaño jugador de la NBA?

Yo, sin embargo, no comparto esta sospecha. Y es que a estas alturas ya sabemos que su dominio de las expresiones faciales es tan perfecto que pueden negarlo todo, hasta que sus propios nombres sean sus nombres, sin que se les tuerza el bigote.

Yo creo que lo de la mascarilla es solo para poder mirar a cámara mientras declaran y reírse a gusto de todos nosotros.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?