Sábado, 15 de Mayo de 2021

Otras localidades

'Olvido y León': una mirada más madura que acompaña a una despedida inesperada

El estreno del film se ha visto sorprendido por el fallecimiento de su protagonista, Guillem Jiménez, hace tan solo unas semanas

Fotograma de 'Olvido y León'

Fotograma de 'Olvido y León' / Xamalú Filmes

Hace más de 15 años, el cineasta gallego Xavier Bermúdez estrenó en los cines españoles ‘León y Olvido’, una película sobre la difícil relación entre dos hermanos cuyos nombres le daban título a la misma. Ella, interpretada por Marta Larralde, y él, por Guillem Jiménez, quien por aquel entonces se convirtió en el primer actor con síndrome de Down en protagonizar una película española. La cinta cosechó numerosas críticas positivas, recorrió varios festivales y recibió el aplauso generalizado del público, que se materializó en galardones como el Premio Especial del Jurado del Festival de Málaga.

Desde su estreno en 2004, cada uno de sus protagonistas ha seguido su propio camino. Jiménez siguió actuando, pero sin duda es a Larralde a quien más hemos podido ver en televisión. La gallega ha consolidado su carrera a través de numerosos papeles en series como ‘Gran Hotel’, ‘Seis Hermanas’, ‘Fariña’ o ‘Vivir sin permiso’. Aún así, ninguno dudó en aceptar cuando Xavier propuso volver después de tantos años a rodar esta nueva película que invierte el título de la anterior. ‘Olvido y León’, según aseguran sus protagonistas, no es una continuación, es una historia independiente: “No es una segunda parte, es un trozo de vida de estos dos hermanos. La primera película narraba un tiempo vital concreto y ahora vemos qué tal les va después de tantos años. Si has visto la primera, quizá entenderás más cosas, pero si no puedes disfrutar igualmente de esta última”, aclaraba la actriz en una entrevista con El Cine en la SER.

Más de uno podría pensar qué es lo que lleva a un director a volver a una historia que comenzó hace tantos años. Bermúdez dio una respuesta sencilla a la par que sincera: “les echaba de menos”. Aunque, eso sí, puntualizó que ambos actores (especialmente Guillem) se habían encargado de ir llamándolo año tras año pidiéndole que escribiera otro guion para estos dos hermanos. “Yo siempre les decía que no podía ser. ‘León y Olvido’ me había dejado emocionalmente agotado porque te dan y te absorben muchísimo afecto y todo es muy intenso, pero al final acabé pensando en ellos y se me fueron ocurriendo cosas. Es una película autónoma, narrativamente es muy distinta, es más madura. Hay elementos coincidentes porque son los mismos personajes, pero ahora se trataba de preguntarse qué pueden esperar de la vida en esta situación tan adversa”, señalaba su director.

León y Olvido han crecido, pero siguen teniendo una relación muy complicada y, en muchos aspectos, algo tóxica. La película nos presenta a una Olvido a punto de casarse con Leonardo, interpretado por Monti Castiñeiras, y aunque podría parecer que la trama girará en torno a esa relación a tres, lo cierto es que donde más hincapié se hace es en los múltiples problemas con los que el personaje de Larralde convive día tras día y que ella misma explicaba: “León tiene un síndrome, pero ella tiene otro síndrome y otros problemas, es una mujer enferma. Tiene depresión, que es una enfermedad de la que sigue habiendo mucha desinformación y que se sigue sin entender. Una amiga me decía que la gente le decía “pero anímate, sal de casa”, y es algo mucho más profundo e interno. Es algo que requiere ayuda para salir de ahí, pero ayuda de un profesional. Investigar esa enfermedad me pareció muy interesante y emotivo”.

Han pasado muchos años para estos dos hermanos, pero también para el cine español. Si en 2004 el público pudo ver a un actor con síndrome de Down en un rol protagonista por vez primera, desde entonces ha habido tiempo de sobra para evolucionar y mejorar. “Yo la situación la veo mal, porque es en contadas ocasiones cuando esto ocurre. Incluso Guillem no tuvo muchas oportunidades de hacer lo que era su pasión, que era actuar. De hecho, tenía otro trabajo, como tienen también muchos actores, pero es que una persona como él tenía muchos más impedimentos todavía. Es una pena que no tengan más oportunidades, pero no para que hagan de alguien con síndrome de Down, no; ellos pueden interpretar cualquier papel, como ocurre en esta película. Su papel es de hermano, de alguien que busca trabajo y que no llega a fin de mes, lo que le pasa a cualquier ser humano”, recalcaba Castiñeiras.

El actor hablaba en pasado sobre Guillem porque tan solo unas semanas antes de comenzar la promoción del film, se conocía la noticia de su fallecimiento. El barcelonés pudo cumplir su sueño de rodar esa segunda entrega sobre la historia de estos dos hermanos ficticios y, aunque no haya podido presentarla como sí hiciera con la anterior, ya se han encargado sus compañeros de rodaje de tenerlo presente en todo momento. Visiblemente afectados por el suceso, director y actores se deshicieron en elogios hacia el actor, especialmente Larralde: “Nosotros fuimos hermanos desde la primera vez que nos vimos y nunca perdimos la relación a lo largo de este tiempo. Hemos salido de fiesta, hemos ido de karaoke, hemos hecho de todo. Él ha venido a Galicia a conocer a mi familia y yo fui a Barcelona a conocer a la suya, hemos mantenido la relación (…) Recuerdo que él la primera vez que nos conocimos ya me dijo que me quería, ¿y quién te dice te quiero hoy en día así nada más conocerte? Nadie, pero él sí. Y no tenía miedo a que luego tú le vayas a rechazar. Yo he aprendido mucho con él”. Por su parte, Bermúdez, el director que le dio la oportunidad de su vida, decía que Guillem debe estar muy orgulloso de todo lo que ha logrado: “A mí él me ha aportado muchísimo, tiene una mirada distinta y sabes que es un cariño incondicional. Como buenos amigos teníamos nuestras disputas, pero me enseñó a mirar las cosas de otra manera, no sabría ejemplificar cómo, pero sé que sí”.

A un nivel más estricto cinematográficamente hablando, ‘Olvido y León’ no arriesga en exceso. Es una película pausada, que da espacio a que sus personajes se expresen y a que presenciemos esa relación fraternal, que es el núcleo de la película. El film ofrece ciertos momentos de humor ofrecidos por León y sus incesantes intentos de ligar con cualquier chica que se precie, pero si por algo gana al espectador, es por la emoción al ver las vicisitudes a las que ambos hermanos se tienen que enfrentar. Al final, y sin quererlo, ‘Olvido y León’ se ha convertido en la despedida que Guillem Jiménez merecía, y ya solo por eso, vale la pena.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?