Sábado, 08 de Mayo de 2021

Otras localidades

Estrenos Cine | REPORTAJE

'El horizonte', el fin de la inocencia en el verano más caluroso

Delphine Lehericey dirige este film protagonizado por Laetitia Casta que reflexiona sobre la inocencia, la sexualidad y los roles preestablecidos

Fotograma de 'El horizonte' con Laetitia Casta

Fotograma de 'El horizonte' con Laetitia Casta / ELAMEDIA

Corría el año 1976 cuando Europa sufrió uno de los veranos más calurosos de su historia y, como consecuencia, se vio sometida a una de sus peores sequías. Este es el contexto en el que transcurre la historia de una familia dedicada al campo, que no solo se verá azotada por la situación climática, sino que también se verá resquebrajada a nivel emocional. ‘El horizonte’ es una película dirigida por la directora suiza Delphine Lehericey y basada en el libro de Roland Butti que ganó el Premio Suizo de Literatura en 2014, ‘El centro del horizonte’. Tal y como cuenta la propia directora, es una historia donde la muerte está, de alguna forma, muy presente. Y es que en el fondo, estamos ante una sucesión de fatalidades: “La muerte es una metáfora de la fatalidad que hay en la película. Hay fatalidad con el clima y con la familia: por las pérdidas, porque el niño pequeño está creciendo y no podemos hacer nada con eso. Queríamos ver qué puede hacer la especie de humana con ello, cómo pueden gestionarlo. Al final es una historia íntima sobre una familia que se encuentra en mitad de un mundo cambiante por todas estas fatalidades”.

En medio de todo ese derrumbe se encuentra Gus, un niño de trece años que disfruta de los placeres de las vacaciones de verano a la vez que ayuda a su padre en la granja que sustenta a su familia. Pero Gus, al que da vida un gran Luc Bruchez, verá rápidamente como toda esa inocencia de la que había gozado hasta entonces se desvanecerá. A través de sus ojos asistiremos a la caída del pilar que le permitía disfrutar de esa inocencia: el matrimonio de sus padres sufrirá más de un golpe y, a la par, el negocio de su padre se verá afectado por la sequía. Como consecuencia, nada volverá a ser lo que era: “Creo que Gus está un poco decepcionado, entra un poco en pánico por la situación y no sabe bien qué hacer. Entra en pánico y acaba haciendo lo que hace, aunque quizá no sea la mejor forma de actuar”, señalaba el actor en una entrevista con El Cine en la SER.

Mientras que los hombres se sienten perdidos asistiendo a múltiples cambios que no se ven capaces de afrontar, las mujeres piden a gritos una libertad que buscan y encuentran. Gus no solo verá como su madre, a la que da vida una fantástica Laetitia Casta, decide anteponer su propia felicidad a raíz de la aparición del personaje de Clémence Poésy, sino que tanto su hermana como su mejor amiga también darán un paso al frente y conforme avanza la película se irán empoderando cada vez más. Como consecuencia de esa liberación femenina, el clásico patriarcado caerá en picado y el padre de la familia, que hasta entonces había sido la figura dominante, se verá descolocado ante la situación. “Quizá hay una idea que no es muy progresista en ese momento, que es que mientras traigas el pan a la mesa, todo el mundo va a ser feliz. Mi personaje al final es alguien que quiere mucho a su familia y trabaja muy duro para alimentar a su familia y ser el hombre de la casa, y quizá por eso no está tan atento a su familia, y en especial a su mujer, pero también es verdad que él no puede hacer nada ante lo que ocurre”, relataba el actor que da vida a esa figura paterna, Thibaut Evrard.

Lo que al inicio parece una película sobre el mundo rural, acaba siendo algo mucho más profundo: una reflexión sobre la niñez, la inocencia, la sexualidad y los roles preestablecidos. Y quizá el gran logro de Lehericey es conseguir que ningún personaje llegue a verse como antagonista, simplemente son personas con sus circunstancias y sus modos de elegir cómo vivir, y aunque eso a veces derive en errores y heridas hacia los demás, nadie puede impedirlo, al final todo el mundo tiene el derecho a elegir cómo vivir su propia vida. Aunque finalmente la película derive en esa reflexión y contemplación, el contexto de sequía y la localización en el mundo rural tienen un porqué. De algún modo, también se deja espacio a reflexionar sobre la relación entre el hombre y la naturaleza y el peligro que conlleva que pueda crearse una desconexión entre ambos por utilizar métodos de crianza intensiva.

‘El horizonte’, que ya pasó por el Festival de San Sebastián en 2019 en la categoría de Nuevos Directores, llega a los cines españoles para dar voz, desde los ojos de un niño, a la liberación de las mujeres.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?