Domingo, 18 de Abril de 2021

Otras localidades

Pasarela económica de la moda

Arranca la Semana de la Moda de Madrid tras un año en que el sector ha sido duramente golpeado por la crisis del covid que ha llegado, además, en un momento de transformación de la industria. Analizamos la situación con Acotex y KPMG.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Las restricciones, los cierres y la falta de eventos sociales han llevado al sector textil a desplomarse un 39,8% en el ejercicio 2019/2020, pero la situación de una industria que ya atravesaba problemas antes de la llegada de la pandemia, tampoco ha mejorado con el inicio del nuevo año en el que, con datos de los dos primeros meses, registra ya una caída interanual que roza el 50%. “Si los ingresos están cayendo, los gastos se incrementan y, además, estamos vendiendo con menos margen porque esas pocas ventas que estamos teniendo es a base de un sacrificio, de un esfuerzo y unas promociones muy agresivas, si seguimos así, la industria no aguanta explica Eduardo Zamácola, presidente de la patronal del comercio textil, Acotex, en Hora 25 de los Negocios.

"Los ERTE se tienen que prorrogar hasta finales de diciembre, hasta finales de este año, además, lo segundo que necesitamos es que entremos en esa exoneración de cuotas de la Seguridad Social para los trabajadores que tenemos en ERTE, y luego tenemos que ser realistas y, con esta caída de ingresos, del 40 – 50%, es inviable que podamos mantener las plantillas que teníamos antes del covid, tenemos que ajustar" apunta Zamácola.

Una situación que viene a agravar la realidad de un sector, el de la moda, que estaba ya en plena transformación: con el aumento del canal online, cada vez menos personas se acercan a las tiendas y optan por la comodidad de comprar desde casa, vía internet. De hecho, las ventas online se han casi duplicado -pasando de representar un 12% a un 23% de las ventas totales- y se prevé que en 2025 este canal se sitúe como el prioritario para los clientes, adelantando a las compras físicas. Esto supone, para la industria en su conjunto, una transformación radical, que supone optar por el cierre de tiendas, al mismo tiempo que se impulsa la logística. Una trayectoria que se refleja en el hecho de que el año 2020 fue el primero que, en el caso de Zara, por ejemplo, se cerró con menos tiendas que el año anterior -tras una tendencia alcista que llevó a incrementar el número de locales comerciales desde los 750 que tenía en el año 2000, a las 7.500 el año pasado-. Sin embargo, Inditex no es la única compañía textil que ha optado por un cambio de planteamiento, otras marcas, como Adolfo Domínguez o H&M también transitan este camino.

"La moda sigue siendo el mismo negocio, pero es verdad que los cambios en el comportamiento del consumidor derivados del impacto de la pandemia, han hecho que las compañías del sector textil al final tengan que revisar sus modelos de negocio" afirma Enrique Porta, Socio responsable de Servicios Digitales y de Consumo en KPMG en España, que defiende que la evolución del sector dependerá de las preferencias del cliente. "Depende de cómo el cliente vaya evolucionando, todos nosotros queremos tener interacciones con las marcas que evolucionen con el tiempo y el mismo consumidor puede querer ir a una tienda, probarse un producto, pedirlo online y recibirlo en su domicilio o, al contrario, pedir en su domicilio, ir a recogerlo a la tienda, probarlo y cambiarlo. El cliente va a decidir en cada momento cómo quiere relacionarse con la marca" asegura.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?