Martes, 11 de Mayo de 2021

Otras localidades

Opinión

El arte de la firma

"El mismo cuadro, la misma pieza de arte. Lo que cambia es el auténtico fetiche: la firma"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Nadie sabe muy bien qué es el arte o para qué sirve. Sólo sabemos que el arte existe. Incluso las personas menos sensibles hemos experimentado una emoción extraña ante un cuadro, un pasaje musical o un fragmento literario.

Frente a ese fenómeno espiritual e inexplicable está lo concreto: el mercado del arte. Se trata de un oxímoron, como “hielo ardiente” o “inteligencia militar”. El mercado del arte no tiene relación con el arte, sino con el fetichismo. Quizá sepan que en Madrid se ha suspendido la subasta de un cuadro con un precio de salida de 1.500 euros; resulta que podría ser obra de Caravaggio, y entonces valdría más de 100 millones. El mismo cuadro, la misma pieza de arte. Lo que cambia es el auténtico fetiche: la firma.

Algo parecido ocurre con un “Salvator Mundi” que el príncipe y presunto asesino Mohamed Bin Salman, heredero saudí, compró por 450 millones porque se atribuía a Leonardo da Vinci. Una investigación francesa reveló que el “Salvator Mundi” fue pintado en el taller de Leonardo, pero no por la mano del maestro. Arabia Saudí presionó y el resultado de la investigación quedó en secreto. El mismo cuadro valdría muchísimo menos.

El museo ideal debería exponer pinturas sin atribución y sin explicaciones. El arte por el arte. Pero ¿quién iría a ver eso? ¿Cómo sabríamos delante de qué cuadro hay que hacerse el selfie?

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?