Domingo, 09 de Mayo de 2021

Otras localidades

Detienen al ladrón de libros de Barcelona: "Nuestros prejuicios hicieron que no pensáramos mal"

El ladrón realizaba los hurtos pidiendo a los libreros que le envolviesen un libro mientras se hacia con otros. Los libreros de la zona comenzaron a sospechar a través de un mensaje en su grupo de WhatsApp

Dicen que hasta para robar hay que tener clase y la siguiente historia ejemplifica perfectamente cómo las apariencias pueden llevar a engaño. El protagonista de la historia es un hombre de edad media, bien vestido, siempre con abrigo con bolsillos y con una forma de actuar que repetía en todas las librerías elegidas para sus hurtos.  Este ladrón seguía un protocolo idéntico en varias librerías de Barcelona hasta que le pillaron con las manos en la masa gracias a un grupo de WhatsApp. 

Xavier Noya es el librero de La Garba en Barcelona, uno de los libreros que sufrió los robos de este ladrón hasta que comenzó a sospechar. Las sospechas nacieron un día en el que una clienta le pidió un libro que estaba en el escaparate.  Como de costumbre, fue a buscarlo a su sección y mientras lo hacía se dio cuenta de que había algo que no iba del todo bien . Buscando ese ejemplar, se percató de que la sección de libros de fotos de Barcelona había adelgazado sospechosamente. “Pensé que se habrían vendido y no le di más importancia” ha contado Xavier. Y ahí se quedó la cosa en un principio.  

A partir de aquí y a través de un grupo de WhatsApp en el que se encuentran varios de los libreros de este sector en Barcelona, la duda comenzó a extenderse por el gremio. Uno de los participantes del grupo comentó que estaba empezando a sospechar de un cliente. La descripción que hizo del sujeto y su forma de proceder puso en alerta al resto de libreros, quienes reconocieron de inmediato las formas del ladrón y repararon en que se trataba de unos robos que se habían perpetrado en muchas de sus librerías de la zona y en los que se advertía similitudes.

La apariencia y las maneras del ladrón, según ha contado el librero, no les hicieron sospechar.  “Cuando venía era muy educado. Era un señor de mediada edad, bien vestido. Nuestros prejuicios hicieron que no pensáramos mal . Entraba, elegía un libro, lo compraba y pedía que se lo envolvieses”. El ladrón pagaba un libro que supuestamente era para un regalo y siempre se quedaba en la librería hojeando más. “Esto se repetía cada siete o diez días. No pensabas mal porque te compraba el libro y tenias una conversación normal. Pero mientras tanto el señor, en vez de hojear mas libros, se los iba guardando”.

En el caso de la librería de Xavier, los libros sustraídos eran libros de fotos cuyo precio rondaba siempre los cuarenta euros. “Por lo que estuve hablando con el librero de la librería Fahrenheit de Barcelona, les hacía exactamente lo mismo, aunque a ellos les hacía encargos de libros que no tenían. Cuando ya confirmaron las sospechas, decidieron dejarle actuar de forma normal y llamaron a las autoridades. El ladrón acudió a la librería como de costumbre, repito el proceso, pero a la salida le esperaba la Guardia Urbana para detenerle. Desde entonces, Xavier ha contado que no ha vuelto más a su librería, en la que se llevó libros por un "valor total cercano a los 400 euros".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?