Sábado, 08 de Mayo de 2021

Otras localidades

Estrenos Cine | REPORTAJE

'Una joven prometedora', ajustar cuentas con la cultura de la violación

Llega a los cines una de las óperas primas del año, dirigida por Emerald Fennell y protagonizada por Carey Mulligan, que cuenta con cinco nominaciones a los Óscar

Carey Mulligan en 'Una joven prometedora'

Carey Mulligan en 'Una joven prometedora' / UNIVERSAL PICTURES

El género de venganza es un clásico en el cine, que invade distintos géneros, desde del wéstern hasta el cine de Tarantino. Hay, de hecho, cosas que unen al personaje de Uma Thurman en Kill Bill con Cassie, el personaje de Carey Mulligan en Una joven prometedora.

La ópera prima de Emerald Fennell, guionista de la serie Killing Eve y actriz que ha puesto rostro a Camila Parker Bowles en The Crown, introduce muchos matices y diferencias con el cine de violación y venganza generalmente hecho por hombres. "Escribí el guion hace unos años y creo que hay elementos que evidentemente hablan del momento actual. Pero creo sobre todo, si hablo con mis amigas, veo que las cosas de las que habla la película llevan ocurriendo mucho tiempo, en realidad muchos siglos", decía la directora británica en un encuentro con la prensa en Toronto.

La película se inserta en un resurgimiento de películas que abordan temas de la agenda feminista después del Me Too. Pone en el centro a la víctima y redefine quién es y cómo es y se comporta el agresor. Viene a responder qué es una violación y quién es el que viola. Algo que parece obvio, pero desgraciadamente no lo es tanto. Fennell da un paso más de lo que hacían, por ejemplo, la actriz y guionista británica Michaela Coel en su serie para HBO Podría destruirte. O lo mismo que intentaba la directora australiana Kitty Green en The Assintant, la película sobre el productor acusado de acoso y violación Harvey Weinstein.

Con Una joven prometedora la directora británica, perteneciente a una familia aristócrata y debutante a lo grande, ha logrado cinco nominaciones al Oscar, nos presenta a Cassie una mujer cuya vida se truncó tras algo que ocurrió en la facultad y que se va descubriendo a medida que transcurre el filme. Dejó los estudios, trabaja como camarera, no tiene amigos, ni relaciones, vive en casa de sus padres y por la noche sale de fiesta, finge estar borracha y cuando los tíos van a abusar de ella, realiza su acto de venganza, que queda en el aire si hay o no algún acto violento.

No es lo que le interesa a la directora, que prefiere centrarse en los comportamientos que llevan al acoso y en las mujeres y hombres cómplices de esos comportamientos tolerados en la sociedad. La película, por tanto, insiste en un retrato de la violación en la que no solo los violadores son psicópatas o monstruos, sino cualquier marido, novio o incluso falso aliado.

Por momentos Una joven prometedora se acerca a la comedia negra, como cuando ella alcanza a sus presas, al thriller en ese tercer acto con montaje paralelo entre dos escenas temporales y a la comedia romántica de los noventa. "Es como una comedia romántica de los noventa, como las que ya no se hacen. Hay algo en la película romántico, nostálgico que habla de las mujeres. Hay partes de la película que es como si estuvieras viendo una película maravillosa de los noventa", explicaba la actriz.

Ella conoce a un chico que parece distinto de esos que suele cazar en las discotecas, se enamora de él, pero no todo es tan romántico como parecía. Estamos en la era post #MeToo y hemos aprendido mucho. También el retrato de la mujer víctima es diferente: Carey Mulligan viste con colores pastel camisetas aniñadas, tiene una habitación kitsch y le gusta la música Pop.

"Ante la cultura popular y la cultura pop que les suele gustar a las mujeres jóvenes se suele tratar de manera irónica o como un placer culpable. Siempre me ha gustado Britney Spears, creo que Toxic es una de las mejores canciones que se han escrito nunca. Quería asegurarme en toda la película que trataba de forma seria cosas que la cultura popular suele descalificar, como ropa, el maquillaje, las canciones pop, cosas de las que muchas mujeres disfrutan", explicaba Fennell sobre la decisión visual colorida, sobre los referentes y, sobre todo, sobre la banda sonora.

Britney Spears, Paris Hilton o las Spice Girls suenan en la película a través de canciones que han contribuido al patriarcado, pero que la directora utiliza para todo lo contrario, denunciar el trato ejercido sobre las mujeres durante décadas que todavía persiste hoy.

Una joven prometedora es la película que mejor explica la ley de consentimiento, que hace suyo ese lema de sola y borracha quiero llegar a casa.  Algo que ha enfadado a algunos críticos y académicos, que machacaron a la actriz por no ser lo suficientemente sexi. Como vemos, el machismo está en todas partes.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?