Sábado, 08 de Mayo de 2021

Otras localidades

Opinión

Capitalismo y prioridades

"El sildenafilo, principio activo de la Viagra, tiene un montón de contraindicaciones. Puede matarte de un infarto en el acto, literalmente. Es mucho más peligroso que cualquiera de las vacunas supuestamente peligrosas destinadas a salvar vidas"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Parece que en la gran batalla de las vacunas contra el covid-19, quizá decisiva para establecer qué empresa farmacéutica domina el siglo XXI, Pfizer sale ganando. Si se pudiera elegir vacuna, Pfizer carecería de rivales.

Pfizer no es la mayor corporación farmacéutica del mundo. Es la segunda, por detrás de Johnson&Johnson. Quizá Pfizer sea pronto la primera, vistos los problemas de la vacuna de Janssen, es decir, Johnson&Johnson.

El principal accionista de Pfizer es Vanguard Group, el fondo de inversiones más poderoso del planeta. Gestiona más de tres billones, con b, de dólares. Es también, por ejemplo, el accionista de referencia de Coca-Cola. Ustedes pensarán que se trata de un monstruo capitalista. Sí y no. John Bogle, el fundador y director de Vanguard hasta su muerte, en 2019, era un republicano que votó por Clinton, Obama y Hillary, se opuso a Trump y exigió durante años un poco de control político sobre los mercados financieros y bursátiles. Fue un tipo bastante sensato.

En cuanto a Pfizer, hablamos de una compañía con suerte. Se dedicaba fundamentalmente a producir ácido cítrico para conservar alimentos hasta que la Segunda Guerra Mundial exigió una fabricación masiva de penicilina. Y ahí estaba Pfizer, con sus plantas de fermentación. Hace 30 años, Pfizer quiso crear un medicamento contra la hipertensión y la angina de pecho; fracasó, pero su producto resultó útil para otra cosa. El producto se llamó Viagra. Y le dio a Pfizer una millonada.

Como todo el mundo sabe, el sildenafilo, principio activo de la Viagra, tiene un montón de contraindicaciones. Puede matarte de un infarto en el acto, literalmente. Es mucho más peligroso que cualquiera de las vacunas supuestamente peligrosas destinadas a salvar vidas. Pero siempre ha dado igual.

Las personas, en especial las masculinas, tenemos prioridades muy raras.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?