Sábado, 15 de Mayo de 2021

Otras localidades

Centros penitenciarios

La vida carcelaria de los presos de lujo

Charlamos con el Director del Centro Penitenciario Madrid 1 sobre la vida en las prisiones de las personas encarceladas por cometer delitos económicos e indagamos en cómo es la adaptación a la cárcel de personas con vidas acomodadas

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Hay personajes que han hecho cosas detestables, pero con historias de película. Uno de ellos, Bernard Madoff, fue artífice del mayor fraude en la historia de Wall Street: estafó 65.000 millones de dólares a grandes fortunas e inversores de todo el planeta. Madoff murió esta semana en la cárcel en la que estaba cumpliendo una condena de 150 años por estafa. Pasó de ser un multimillonario rodeado de lujo a morir solo en la cárcel después de 12 años encerrado. Entrar en la cárcel es algo horrible por lo que supone la pérdida de la libertad, pero ¿es igual para todos? Es decir, ¿es lo mismo pasar de una vida en la que no tienes nada a una vida carcelaria que hacer el mismo camino desde una vida en la que lo tienes todo? Jesús Moreno, Director del Centro Penitenciario Madrid 1, nos explica más sobre este tema.

Actualmente hay en España más de dos mil personas cumpliendo condena por delitos económicos, lo que supone un cinco por ciento de la población reclusa. Según cuenta, en la cárcel de mujeres de Alcalá Meco -por la que han pasado presas como Rosalía Iglesias (la mujer de Bárcenas), Carmen Forcadell y Dolors Bassa, todas condenadas por la Gürtel- ese porcentaje es inferior: “Tenemos personas que han cometido delitos de estafa o de apropiación indebida, pero el dato no llega ni a la mitad de la media española”.

Jesús destaca que las personas que entran en la cárcel y ven privada su libertad “suelen adaptarse rápido al cambio” y que, gracias al trabajo de los agentes de los centros penitenciarios, “saben desde el primer momento lo que pueden hacer y lo que tienen prohibido”. Afirma también que los lujos tan presentes en sus vidas normalmente no suponen un escollo importante a la hora de acostumbrarse: “No sé de nadie que se haya negado, por ejemplo, a hacer la cama”. Añade que cosas así "son secundarias" para las personas encarceladas porque lo realmente traumático de estar en la cárcel es no tener libertad: “La prisión es muy democrática, iguala bastante a las personas”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?