Miércoles, 22 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Libertad expresión

La pandemia empeora la libertad de prensa en todo el mundo

Según el último informe de Reporteros Sin Fronteras, el periodismo encuentra grandes impedimentos o carece de garantías necesarias en dos de cada tres países de los 180 analizados

En España, que se mantiene en el puesto 29º, destaca una falta de opacidad informativa y un creciente discurso del odio contra los periodistas, originado por partidos como Vox

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

La pandemia está mermando la capacidad de hacer periodismo, la principal vacuna contra el virus de la desinformación. Lo revelan los datos de la última Clasificación Mundial de Libertad de Prensa elaborado por la organización que reflejan que el periodismo pasa por una situación muy grave o difícil o encuentra ciertos obstáculos en el 73% de los 180 países analizados. "Por causa -o con el pretexto de la crisis sanitaria, los periodistas se enfrentan a un 'cierre de accesos' tanto a las coberturas sobre el terreno como a las fuentes", junto con un aumento de las campañas de intimidación y acoso en internet contra periodistas, según denuncia Reporteros Sin Fronteras.

Unas condiciones que difieren de las establecidas en el modelo nórdico que un año más encabeza la lista de la clasificación. Noruega ocupa el primer lugar de la tabla por quinto año consecutivo, aunque los medios señalan una falta de acceso a la información pública sobre la pandemia. Le sigue Finlandia y Suecia que ha recuperado el tercer puesto, quedándose Dinamarca en cuarto lugar. Solo 12 países presumen de una situación "buena" o "muy satisfactoria", el número más bajo desde 2013. Un grupo reducido donde ha salido Alemania, en el puesto 13º por las agresiones sufridas por numerosos reporteros que cubrían protestas negacionistas o extremistas contra la pandemia.

Mientras tanto, el informe refleja un incremento de la dificultad, especialmente en Asia y Oriente Medio, aunque también en Europa con casos como Hungría que cae dos puestos respecto al año anterior y donde se ha llegado a aprobar una ley para determinar qué es desinformación. "De esta manera se permite acusar a periodistas de esparcir bulos y poder imputarles delitos penados con hasta cinco años de cárcel", alega Edith Rodríguez Cachera, vicepresidenta de RSF España.

América Latina, la que más ha retrocedido en libertad de expresión

Reporteros Sin Fronteras identificó 580 ataques contra periodistas el año pasado en Brasil, la mayoría provenientes del presidente Jair Bolsonaro. Uno de los motivos por los que el país cae cuatro puestos, pasa a zona roja y se sitúa en el 111º de los 180 países. Bruno Lima, politólogo y profesor de Relaciones Internacionales al sur del país recalca el concepto de medios de comunicación como "enemigos": "Bolsonaro trata a los periodistas como si fueran un blanco permanente".

Una estrategia unida a la promoción de medicamentos para la COVID-19 cuya efectividad no ha sido probada por la comunidad científica, como la hidroxicloroquina, un fármaco que respaldaba Bolsonaro y desaconsejaba la Organización Mundial de la Salud. "Es un gobierno que miente, omite, confunde y opera de manera paralela" con la creación de bots o robots en redes sociales que difunden informaciones falsas, declara Lima.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. / Getty Images (Getty Images)

Desinformación también detectada en países como Venezuela, que retrocede un puesto y se sitúa en el 147º. El presidente Nicolás Maduro ha llegado a anunciar la creación del carvativir, "unas gotas milagrosas" fabricadas por el gobierno como tratamiento de coronavirus, aunque sin el respaldo de la comunidad científica. Además, según Sonia Osorio, presidente de la Asociación de Periodistas Venezolanos en el Extranjero, la pandemia ha acrecentado la persecución de los profesionales de la información en el país.

"Los colegas que ejercen dentro del país son acosados, perseguidos, agredidos y encarcelados. Tras excarcelar a los periodistas, se les impone restricciones como no hablar de los casos, no salir del país, no opinar en las redes sociales, entre otras prohibiciones", dice Osorio. El Colegio Nacional de Periodistas de Caracas registró 355 agresiones contra la prensa el año pasado, entre ellas, 61 detenciones arbitrarias. Al mismo tiempo se profundizó la censura y el bloqueo de medios en un 133%, según la ONG venezolana Espacio Público.

Por lo demás, El Salvador registra una de las mayores caídas en la clasificación, tras pasar del puesto 74º al 88º por el incremento de restricciones para acceder a espacios públicos, incautación de material periodístico por parte de la policía y por la prohibición de realizar entrevistas a representantes del Estado sobre la pandemia. Mientras tanto, Costa Rica se sitúa en el mejor puesto (7º) entre los países latinoamericanos, y Cuba el peor (171º).

Los regímenes autoritarios intensifican sus prácticas "para amordazar a la prensa"

Oriente medio sigue teñido de oscuro en el mapa con 12 países situados en zonas rojas y negras. Es el caso de Arabia Saudita (170º), Egipto (166º) y Siria (173º) donde la pandemia ha servido para reafirmar el monopolio informativo. En estas dos últimos, está prohibido publicar cifras sobre la pandemia que no sean del Ministerio de Sanidad.

"El régimen sirio obliga a los medios a permanecer en silencio y no decir la verdad sobre lo que está pasando allí, especialmente que la pandemia ha arrasado Siria con fuerza", explica Mohammad Subat, periodista sirio en Baynana, el primer medio en España creado por refugiados. Tuvo que huir con su familia en 2018, cuando el régimen tomó el control de su ciudad, Dala. "No podía quedarme porque mi vida corría peligro", añade.

Una niña en el conflicto de Siria con una explosión al fondo. / Getty Images (Getty Images)

Condenas que también se han reforzado en Irán (173º) donde las autoridades han reforzado el control sobre la prensa con el objetivo de minimizar las cifras de muertes relacionadas con la COVID-19. Mientras que los periodistas del Líbano -que cae cinco puestos, y se sitúa en el 107º-, tampoco pueden informar libremente, tal y como lo demuestra el asesinato a balazos del periodista y analista político Lokman Slim en febrero.

Por su parte, China (177º), se mantiene con los mismos niveles de censura, vigilancia y propaganda en internet y Corea del Norte (179º) y Vietnam (175º) también se muestran en zona negra con una situación ‘’muy grave’’. El último en la lista es Eritrea (180º) donde la libertad de prensa no tiene cabida y los medios están sometidos a la arbitrariedad del gobierno, según RSF.

España, falta de transparencia y aumento del odio al periodista

La pandemia ha terminado con tres años de violencia física contra periodistas españoles por parte de la policía y manifestantes debido, especialmente al conflicto en Cataluña, según Reporteros Sin Fronteras. Sin embargo, España se mantiene en el puesto 29º debido a la falta de transparencia informativa, entre otros motivos.

"Esta opacidad se ha traducido en comparecencias sin preguntas, ni repreguntas o preguntas filtradas, en cifras sin sentido, incongruentes, irregulares en la periodicidad con la que se entregaban", manifiesta Edith Rodríguez Cachera, vicepresidenta de RSF España. "Lo cual no quiere decir que haya sido intencionado, pero ha sido un dislate", añade.

Un mitin de Vox con Rocío Monasterio y Santiago Abascal. / Getty Images (Getty Images)

Una falta de trasparencia que se une con la estrategia de estigmatizar a los periodistas "enemigos" por parte de la ultraderecha, como sucede en Brasil. "Hemos visto a Vox señalar, insultar, vetar a periodistas y a medios de comunicación en sus actos y hasta hostigarlos en programas en directo", dice Rodríguez Cachera. También ha mencionado la postura de Podemos en redes sociales con mensajes "que burlan a los periodistas para agitar a seguidores".

Esta estigmatización y humillaciones públicas erosiona la confianza de la sociedad en los informadores, según RSF. Es más, el barómetro Edelman Trust revela que el 59% de las personas encuestadas en 28 países creen que los periodistas están tratando de engañar de manera deliberada al público. "Sin embargo, el rigor y el pluralismo periodístico es lo que permite contrarrestar la desinformación y las 'infodemias', o sea, las manipulaciones y los rumores", concluye Reporteros Sin Fronteras.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?