Viernes, 07 de Mayo de 2021

Otras localidades

Pues así sufrimos

En Cataluña se adaptaron a la política y siguen significando la incomunicación entre independentistas y no. Madrid los ha reconvertido en los mundos infranqueables de derecha a izquierda. Y como el COVID nos ha insistido durante más de un año en la necesidad de no frecuentar las burbujas que no sean las propias. Pues así sufrimos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Todas las encuestas, acabando con la de hoy en el país, dan por hecho que Isabel Díaz Ayuso arrasa doblando resultados. El ruido ensordecedor de los últimos días parece querer disimularlo, pero la tendencia y el peso de la prueba están ahí. Ni las amenazas inadmisibles con balas o navajas, ni las reacciones infructuosas si no son unánimes de intentar un cordón sanitario para aislar a los rivales que pasaron a ser enemigos. Ni la retórica subida de tono de una campaña que ha promocionado más el fango que la pedagogía, que es lo que debería ser la política, están cambiando lo que ya se da por cantado. Y como Madrid se caracteriza por centrifugar un bostezo. ¿Qué no hará con un exabrupto? El resultado previsible, sin embargo, no supone alcanzar la mayoría absoluta para gobernar sin aliados. Por eso se insiste en el peligro de Vox, al que se ve socio del PP y guardián de las esencias de la peor derecha. Y ahí es donde se demuestra cómo de mal andan las cosas que no se consideran ni tan siquiera plausible que la abstención de alguna de las formaciones restantes facilitará un gobierno neutralizando el efecto de la ultraderecha. Ya sé que estoy en campaña. Sería un error mayúsculo, pero ni los más eruditos especialistas lo contemplan en sus análisis como una posibilidad. La pandemia nos ha familiarizado con el concepto de las burbujas antes pero ya existían y no eran marcos positivos porque al estallar mayoritariamente nos salpicaban la inmobiliaria, sin ir más lejos. En Cataluña se adaptaron a la política y siguen significando la incomunicación entre independentistas y no. Madrid los ha reconvertido en los mundos infranqueables de derecha a izquierda. Y como el COVID nos ha insistido durante más de un año en la necesidad de no frecuentar las burbujas que no sean las propias. Pues así sufrimos. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?