, 07 de de 2021

Otras localidades

El negocio de la privacidad

Con la nueva actualización de iOS, Apple obliga a las aplicaciones a pedir consentimiento a los usuarios para rastrear sus datos, lo que supone un duro revés a los ingresos por publicidad digital de algunas de estas empresas. ¿Qué impacto puede tener? Lo analizamos con el experto Borja Adsuara.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Con la actualización iOS 14.5, que incluye la función App Tracking Transparency, Apple obliga a todas las aplicaciones a que empiecen a pedir permiso a los usuarios para que estas aplicaciones rastreen sus datos, lo que supone un giro radical del uso que estas compañías hacen de los datos de los internautas, un giro que podría generar grandes pérdidas para las aplicaciones que monetizan los datos de los usuarios, porque, en juego, está un mercado que no para de crecer: según publicó el Wall Street Journal hace unos meses, en 2020, más de la mitad de la publicidad en Estados Unidos, un 51% fue digital y se espera que en 2021 esta cota alcance el 54% cuando hace solo tres años, la publicidad online suponía tan solo un tercio del total.

Borja Adsuara, profesor de derecho digital en la Universidad Villanueva de Madrid, explica en Hora 25 de los Negocios que, en el caso de Apple, no se trata simplemente marketing, "porque Apple no vive de los datos de sus clientes. Apple vive de sus dispositivos, que son suficientemente caros para poder hacer negocio". "Puede que estemos ante un cambio de modelo de negocio, que por otro lado, se venía anticipando, porque eran muchas las críticas, incluso desde los legislativos, que querían cambiar el modelo de negocio de las llamadas ‘cookies’" apostilla Adsuara.

“Los datos de los usuarios les pertenecen a ellos y deberían poder decidir si compartir sus datos y con quién" señalan desde Apple. Sin embargo, desde una de las compañías que más perjudicada puede resultar por esta nueva política, Facebook, apuntan que no hay que contraponer publicidad personalizada y privacidad, y que el rastreo de datos permite al usuario acceder a publicidad afín a sus intereses. Una reacción lógica, pues, en 2020, un 98% de sus ingresos -que rozaron los 86.000 millones de dólares- provenían de la publicidad.

"En la medida en que ya no va a haber espionaje de nuestra navegación y de nuestro comportamiento, no podrán hacer perfiles psicológicos de conducta, ni de opinión, con lo cual, ganará la privacidad. Lo que creo es que hay un tema, que es la gran mentira de internet, que es el consentimiento, porque todo el mundo que hace aplicaciones o páginas web, pone unos términos y condiciones de uso, que tú se supone que aceptas, pero ni lo has leído, ni si lo hubieras leído, lo hubieras entendido y, aunque lo hubieras entendido, no puedes negociarlo. Son contratos de adhesión" señala el experto.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?