Jueves, 06 de Mayo de 2021

Otras localidades

El pirata al que se le negó atracar en el puerto del matrimonio

Berto Carreira intentó casarse con un traje de época del siglo XIV para recaudar fondos para un proyecto solidario, pero la jueza no se lo permitió

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Los piratas también se enamoran. E incluso se casan. Lo que pasa es que a veces no les dejan. Como le pasó el pasado 23 de abril a Berto Carreira, o Berto Pirata, como le conoce todo el mundo, porque es como se suele caracterizar cuando trabaja para el proyecto solidario al que dedica su vida. Berto fue a casarse vestido (que no disfrazado) con un traje del siglo XIV a un juzgado de Vigo, y aderezado con una peluca y maquillaje inspirado en el famoso pirata Jack Sparrow. Pero cuando estaba a punto de abordar el barco del matrimonio, se encontró con una jueza que custodiaba el tesoro, y que decidió estropear lo que podría haber sido un día maravilloso.

Berto ha contado este desafortunado incidente en ‘La Ventana’, y asegura que no se imaginaban que fuera a pasar esto. “Era un reto solidario para ‘Elefantes de papel”, su ONG, que trabaja con varias asociaciones comprometidas con diferentes causas. “Estaba todo hecho con mucha ilusión”, continúa, “María -su mujer- llevaba un traje típico gallego, preciosa, guapa como es ella. Yo llevaba un traje de época del siglo XIV, hecho a medida para la boda, como cualquier novio”. La pareja, además, no se esperaba en absoluto el revés de la jueza, porque conocían casos de “gente que se había casado disfrazada”.

Sin embargo, todo se torció en un instante. “Estábamos en la calle atendiendo a los medios, y salió una funcionaria para decirnos que la jueza no nos iba a casar ‘disfrazados’. Yo me ofendí, porque mi mujer desde luego no iba disfrazada, y yo tampoco. Cuando intentamos entrar, nos dijeron que no íbamos a pasar. Me ofrecí a hablar con la jueza, dije que me quitaba la peluca, que es lo único que se puede considerar disfraz”, pero ni con esas. “No sé si le dirían lo mismo a una persona con cáncer o alopecia que llevase una peluca”, añade.

Por si fuera poco, este no es el primer traspiés que sufren los planes de Berto. “Nos produce mucha tristeza. Por la pandemia, se suspendió nuestra boda y el libro de nuestro proyecto solidario, y decidimos unir ambas cosas. Todo tenía un por qué”, explica. El lado positivo es que la repercusión de la noticia está traduciéndose en más donaciones para su ONG, aunque lamenta que la gente se esté quedando con “la anécdota de que no han dejado casarse a un pirata”. Berto no pudo consumar su matrimonio ataviado con un traje del siglo XIV por culpa de una jueza con la mentalidad de una fecha similar, aunque ha encontrado un tesoro en su solidaridad y su ilusión.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?