Martes, 11 de Mayo de 2021

Otras localidades

Precariedad laboral

La dificultad de trabajar y de hacerlo dignamente

Menos empleos, salarios más bajos, edadismo laboral, precariedad, impunidad empresarial, inseguridad, incertidumbre: ¿hasta dónde aguantará la sociedad? ¿cómo será el futuro del trabajo?

Para Juan José Millás, en cuestiones de derecho laboral, estamos en el s.XXI pero vivimos en el s.XIX

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Tres millones seiscientas cincuenta y tres mil novecientas personas (según la EPA del primer trimestre de 2021) no encuentran trabajo, no pueden desarrollar su profesión, no pueden desempeñar ninguna actividad que les reporte unos ingresos. Y un número indeterminado lo hace tragando con unas condiciones que no son justas.

Millás lo ha comentado en varias ocasiones que “es necesario un nuevo contrato social”. Que, si seguimos así, en un futuro podría haber mucha gente que no trabaje nunca. ¿Cómo es posible que aun no estemos preparados para los cambios que ya estamos viviendo?

Según Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Sevilla, sucede que las grandes empresas y los bancos tienen más beneficios, pero la economía en su conjunto funciona peor, hay menos empleo, salarios más bajos y peor oferta de servicios esenciales, más crisis financieras y más inseguridad e incertidumbre.

Una cosa son los datos y otra las historias reales. ¿Cómo es la situación de un parado de 50 años, un joven que alarga los estudios ante la imposibilidad de trabajar, una médico interina que después de años de suplencias y eventualidades ve recortados sus derechos?

 

ANTONIO VIEITO (50 años. En búsqueda activa de empleo)

  • Graduado Social Diplomado por la Universidad de León y estudios de Grado en Derecho, por la Universidad a Distancia de Madrid. Licenciado en Ciencias del Trabajo por la Universitat Oberta de Catalunya. UOC y Máster en Dirección de Recursos Humanos. 3121 días parado. Se quedó en paro con 42. Desde entonces está en búsqueda activa de empleo
  • Empezó a trabajar con 22 años. Casi siempre a través de ETT. Hasta que en su último trabajo le despidieron para incorporar a otra compañera que pidió un traslado.
  • Recibe ofertas de empleo, especialmente de aseguradoras y consultorías, pero solo como falso autónomo. Su currículum, en cuanto pasa por los algoritmos de cualquier empresa y calculan su edad, se descarta automáticamente
  • Ha agotado ya el paro, las ayudas y subvenciones. Se saca algún dinero haciendo las declaraciones de la renta, o papeleos para amigos. Y tiene la suerte de que la familia le ayude
  • “A partir de los 45 es difícil que una empresa te quiera. Para qué contratarnos si pueden tener a una persona joven en situación precaria. En los ERES echan a la gente de mi edad, en cambio en los despachos de los directivos te encuentras a gente de 80 años. El mito de que no somos tecnológicos es falso.
  • Ve el futuro con incertidumbre, incluso después de tanto tiempo parado con cierto miedo a volver.


ÁLEX HERNÁNDEZ (26 años. Opositor)

  • En 2016 se licenció en Relaciones Internacionales. Estudió sociología y antropología en la UNED. Habla idiomas
  • Trabaja dando clases de inglés. Muchos trabajillos temporales y sueldo mínimo
  • “Con terminar la carrera no basta. Para trabajar te exigen un máster y es muy caro. Incluso aunque lo hagas no tienes garantía de una situación laboral mejor. Amigos míos lo hicieron y van camino a una década de precariedad. Endeudarte en un master para cobrar 800 euros al mes no es opción. Se crean trabajos para ricos con sueldos de pobres
  • La única vía para conseguir un trabajo estable es opositar. Se volvió a Sevilla a vivir a casa de sus padres mientras estudia para unas oposiciones que podrían tardar dos años en salir
  • A pesar de que ha vuelto a vivir con sus padres, a estudiar en la misma biblioteca a la que iba cuando estaba en el Instituto, tiende al optimismo. Su proyecto de vida es llegar a ser clase media y funcionario.


LAURA LÓPEZ TRAPPERO (39 años. Médico interina)

  • El sueldo de un médico de urgencias interino está bien. “Después de escuchar a Antonio y Àlex no quiero parecer una instagramer quejándose del mal día que llevo porque se me ha acabado el rímel”. Pero no olvidemos que las guardias son de 24 horas, con media hora para comer y cenar y que, literalmente, no se para.
  • Para llegar hasta aquí ha tenido que pasar años haciendo suplencias. En una año llegó a acumular 15 contratos en un año. Algunos de “falso eventual”: ni sueldo base, ni vacaciones, ni horarios.
  • "Ser interino es esperar a que salga una OPE y que otra persona no ocupe tu plaza sin que se tengan en cuenta tus años de experiencia. “Tú podrías ganar otra o quedarte fuera e irte a la calle”. Una compañera acaba de jubilarse de interina.
  • “Lo mío es vocacional, pero llega un momento en que se hace tan difícil conseguir unas buenas condiciones que la vocación se queda en segundo plano”

Trabajar dignifica, pero no de cualquier manera.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?