, 17 de de 2021

Otras localidades

Dos culpables

Los dos principales partidos han sido incapaces de tejer ningún tipo de consenso para la desescalada, el enfrentamiento partidista ha impedido poder elaborar un armazón jurídico que permia abordar la desescalada con total garantía

Levantar el estado de alarma sin ninguna alternativa de armazón jurídico que permita mantener ciertas restricciones, como el toque de queda, tenía unas consecuencias previsibles. Y como previsibles que eran han ido sucediendo. Si se convierta a la justicia en actor ejecutivo, traspasándole una responsabilidad que no le corresponde, pasa lo que ya hemos visto, no todos los tribunales superiores autonómicos piensan lo mismo y empieza a dibujarse un mapa completamente desigual de la desescalada en España.

Algunos tribunales avalan el toque de queda, la medida más polémica, y otros no lo hacen, y ya hay una comunidad, la canaria, que ha decidido acudir al Tribunal Supremo, que es la vía que marcó el ejecutivo tras pasar la pelota a las comunidades y a la justicia autonómica.

Todo lo que pensamos que pasaría está pasando y tiene responsables. Los dos principales partidos han sido incapaces de tejer ningún tipo de consenso para la desescalada, el enfrentamiento partidista ha impedido poder elaborar un armazón jurídico que permia abordar la desescalada con total garantía. Es verdad que el Gobierno no hizo ningún intento de explorar otras alternativas al estado de alarma, pero más verdad es todavía que la oposición, el Partido Popular, ha utilizado la gestión de la pandemia para sus intereses partidistas. No querían el estado de alarma para seis meses, pero retirarlo ahora lo consideran una irresponsabilidad. Se puede discutir sobre si unas medidas se consideran más oportunas que otras, pero sería tranquilizador para todos que si estuvieran de acuerdo en el paraguas legal que estas medidas necesitan.

Pero no es el caso. De hecho, la última campaña electoral, la de Madrid, se ha cimentado en la oposición a algunas restricciones esgrimiendo una presunta libertad que según el PP de Ayuso no estaban robando. Y tanto ha calado y tanto se ha manoseado esta palabra, libertad, que ya hay muchos que no le encuentran ni sentido ni significado.

El ejemplo, los descerebrados que el sábado por la noche, al grito de libertad llenaron plazas y calles para celebrar el fin del toque de queda. Dijo ayer el alcalde madrileño, Martinez Almeida, que la libertad no es hacer un botellón, pero claro es que la presidenta Diaz Ayuso había dicho que la libertad era hacer lo que a uno le dé la gana. Este es el problema cuando se desposee de significado a una palabra como esta.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?