Sábado, 25 de Septiembre de 2021

Otras localidades

El delito más rentable del planeta: la ciberdelincuencia

Tras el ciberataque al oleoducto Colonial que transporta prácticamente la mitad del combustible que se consume en la costa Este de Estados Unidos, analizamos la trascendencia de este tipo de ataques y si estamos preparados para hacerles frente con Félix Gómez Mármol, experto en la materia.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

 El pasado viernes, la compañía Colonial Pipeline notificaba un ataque de ransomware que desataba todas las alarmas en Estados Unidos, por tratarse de un oleoducto que transporta prácticamente la mitad del combustible que se consume en la costa Este de Estados Unidos -unos dos millones y medio de barriles diarios-. Para hacer frente al desabastecimiento, el Gobierno Federal tratado de frenar el impacto manteniendo abiertas las líneas de combustible por otras vías, eliminando algunos de los límites del transporte al crudo por carretera, por ejemplo. Sin embargo, más allá de las consecuencias de este ciberataque en los mercados de crudo y derivados, que han llevado a los futuros de la gasolina a precios que no tocaba desde 2018, la cuestión que vuelve a poner sobre la mesa es la de la importancia de proteger las instalaciones críticas -así como todo tipo de compañías- de un tipo de delincuencia que se ha incrementado exponencialmente durante la pandemia.

En España, durante 2020 se han registrado 130.000 incidentes graves, un repunte del 24% con respecto al año anterior, según el Instituto Nacional de Ciberseguridad, y el uso de aplicaciones para el espionaje de empresas se ha más que duplicado durante los últimos 12 meses. Estos ataques, en nuestro país, se concentran en cuatro tipos especialmente: dominios maliciosos -el 59% de los ataques vienen de sitios que camuflan sus identidades para robar información a las empresas-, malware o ransomware -el 36% de los ataques llegan a través de la bandeja de entrada del correo electrónico, mediante programas de infiltración o secuestro a cambio de dinero-, phising, estafa o fraude a particulares o empresas (22%) y noticias falsas (14%).

Además, según datos del INCIBE, una de cada cinco pequeñas y medianas empresas ha sufrido un ataque en el último año, con coste medio por ciberataque de entre 35.000 y 75.000 euros de media, y una factura agregada que supera los 40 millones de euros, apunta el informe de Acierto.com.

Para hacer frente a las debilidades en materia de ciberseguridad, el gobierno ha reseñado diversos compromisos en los planes remitidos a Bruselas. Concretamente, se recogen en el Componente 15 en el que se compromete a extender la Cultura de Ciberseguridad entre ciudadanos y empresas y a fortalecer esta industria. Para ello se invertirán 524 millones de euros de dinero público hasta 2023 que, calcula, podrá incrementar esta cifra hasta los 2.100 millones de euros con inversión privada. ¿Qué se busca? capacitar a ciudadanos, pymes y empresas en ciberseguridad con campañas de concienciación y la mejora de las alertas tempranas para evita ciberataques; impulsar la creación de empresas y de inversiones para el desarrollo del sector con un Programa de Apoyo a la Industria Nacional de Ciberseguridad y el Programa Global de Innovación en seguridad y crear un nodo internacional para impulsar el sector a nivel europeo. Además, el Gobierno compromete la trasposición a España de la Recomendación de la Comisión sobre “Ciberseguridad de las redes 5G" para reducir el riesgo de ciberataques en estas redes.

Félix Gómez Mármol, experto en la materia e investigador en la Universidad de Murcia, explica en Hora 25 de los Negocios que "el cibercrimen se ha convertido en los últimos años en el negocio ilícito más lucrativo que existe: ha desbancado al tráfico de drogas y cualquier otro tipo de negocio ilícito. Tenemos que tener en cuenta que esta gente se ha convertido en auténticos profesionales, su trabajo es este, y por lo tanto tienen que hacerlo bien. En ese sentido, no tienen ningún tipo de escrúpulos y se valen de cualquier vulnerabilidad tanto técnica como humana. Creo que es una lucha constante en la que siempre vamos a ir un pasito por detrás de los malos, lo ideal es no ir demasiado detrás y que no nos saquen demasiada ventaja".

"No lo llamaría gasto en ciberseguridad, lo llamaría inversión en ciberseguridad, porque más que un gasto es una inversión: los peligros y las pérdidas a las que se exponen las empresas son astronómicos. El impacto que puede llegar a tener en el negocio de una empresa puede ser totalmente disruptivo, puede terminar con el negocio de una empresa" apunta Gómez Mármol.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?