Jueves, 24 de Junio de 2021

Otras localidades

CONSEJO DE MINISTROS CONSEJO DE MINISTROS Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario de este jueves
Opinión

El indulto

Desde políticos condenados por secuestro a banqueros que se quedaban sin licencia (...) Eso sí, siempre por razones de equidad, justicia o utilidad pública"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Llega el tiempo de los indultos, y con él las grandes preguntas: ¿Hay, como en la confesión, arrepentimiento y propósito de enmienda por parte de los condenados? ¿Existen razones políticas que lo justifiquen? ¿Es una imposición de las malas compañías del gobierno? Se nos recuerdan en los medios las razones que la ley prevé para estas medidas de gracia, que son las de equidad, justicia o utilidad pública. Al Tribunal Supremo no le cuadra ninguna de ellas en los casos que se discuten en este momento. Se le recuerda al ejecutivo que las penas están para cumplirlas y hay que tener mucho cuidado con dar la impresión de que se dejan graves delitos sin el debido castigo.

Naturalmente, unos y otros se han puesto a buscar hasta debajo de las piedras ejemplos en el pasado que refuercen sus tesis a favor o en contra. Como, por ejemplo, el informe también del Supremo favorable a la petición de indulto a nuestro más conocido golpista alegando para ello razones de “conveniencia pública”. Una forma de contribuir al olvido de hechos ya pasados. No había ahí mucho acto de contrición o espíritu de enmienda, como vinieron a demostrar los actos de exaltación del golpe y homenajes varios en que luego participó.

Eso sí, se destacaban como datos de interés en el informe del tribunal cosas como que el condenado había pintado más de 300 cuadros o que era frecuente donante de sangre. Pero aparte de esto, quizás lo que más me ha llamado la atención en este “revival” de los “indultos de ayer y hoy” es recordar a algunos de sus beneficiados. Desde políticos condenados por secuestro a banqueros que se quedaban sin licencia. Policías acusados de torturas, militares que mezclaron al tun tun los restos de las víctimas de un accidente aéreo, o incluso algún kamikaze al volante capaz de pagar abogados con aldabas. Acaba uno con la impresión de que existe cierta gente que “no pega” en la cárcel. Quizás su cara no hace juego con el color de las paredes, o su cuerpo no se ajusta a ese tipo de mobiliario. Personas a las que por muy condenables que hayan sido sus delitos, siempre les queda un comodín en la manga. Una carta que dice “sal de la cárcel y sigue jugando”. Eso sí, siempre por razones de equidad, justicia o utilidad pública.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?