Lunes, 25 de Octubre de 2021

Otras localidades

Baños públicos

El derecho a ir al baño

Ponemos el foco en la importancia de tener unos baños públicos en condiciones, un tema que nos afecta a todos y que se ha mantenido oculto en segundo plano

A todos nos ha pasado alguna vez. Estar en plena calle, que te entre una necesidad urgente de ir al baño y no tener uno a mano. La mayoría de personas prefieren aguantarse y evitar ir a un aseo que no sea el de su casa, pero los que padecen enfermedades inflamatorias, por ejemplo, no tienen ninguna otra opción. Estas personas comparten un sentimiento de frustración por depender tanto del aseo y tener una enfermedad que les hace imposible controlar sus necesidades.

A esa frustración se le suma que los baños públicos no siempre cumplen con unos mínimos de privacidad, de higiene e incluso de accesibilidad. La disponibilidad de servicios no es una prioridad para las autoridades, ni se manifiesta preocupación por ello. Y al final de ese “sálvese quien pueda” en el que viven muchos, derivan consecuencias físicas y emocionales negativas. Guido Corradi, doctor en psicología y profesor de la Universidad Camilo José Cela, que ha desarrollado un estudio que mide la percepción de los baños públicos, asegura que la comunidad científica de la psicología de la salud no le ha otorgado mucha importancia a los baños públicos “principalmente porque hay otros temas que abordar”.

Guido padece colitis ulcerosa y por ello decidió dar un paso más e investigar cómo les afecta a las personas dependientes de baño las condiciones en las que se encuentran los baños públicos. En su investigación encontró que estos pacientes (con una enfermedad inflamatoria intestinal o alguna otra condición) valoran más la privacidad y la limpieza de los baños públicos en comparación con una muestra de personas sanas. En su caso, al tener colitis ulcerosa, lo sufre todos los días, pero nos recuerda que cualquier persona sin ningún tipo de dolencia crónica puede llegar a ser dependiente del baño, “es ahí cuando la gente se da cuenta y cobra valor”.

En el estudio se habla de los tres pecados del baño público: la usabilidad, la higiene y la intimidad. Tres condiciones que, si no se cumplen, ir al baño se acaba convirtiendo en toda una odisea. Guido nos cuenta que tanto él como otras personas que tienen dependencia de los baños públicos planean muy bien las salidas “haciéndolas lo más cortas posibles o intentando recordar baños de otras veces”. Además, siempre van preparados con su neceser: papel, alcohol y monedas que no falten “para poder pagarte lo más barato que hay un bar y pedir permiso para ir al baño”.

En el centro de Madrid, por ejemplo, los baños que pone el ayuntamiento son “totalmente terribles” y es por ello por lo que Guido evita utilizarlos y acude a un centro comercial, que asegura que es uno de los lugares más adecuados en los que “no tienes que pedir permiso a nadie”. “No como en muchos locales en los que tienen el típico cartelito criminal de ‘baño solo para clientes’”, añade. Además, los baños de las estaciones de ferrocarril como los de Atocha o Sants se han privatizado por lo que, a la urgencia del momento se le suma el dinero en efectivo y el poder entrar. Una experiencia que Guido describe como “terrible”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?