Jueves, 21 de Octubre de 2021

Otras localidades

Molière, sus obras y misterios

Existe una superstición muy extendida en el ámbito teatral español que tiene su origen en una obra de Molière, El enfermo imaginario, cual es la fobia de salir a escena con trajes o ropajes de color amarillo

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

No deja de ser una curiosa paradoja ya que el protagonista de la obra es una persona que teme a los médicos y a la muerte. En 1673, Molière encaró a los doctores incompetentes con la escenificación de esta comedia, haciendo el papel del hipocondríaco Argan, vestido con un camisón amarillo, aunque otra versión dice que el color era de amaranto y una mala traducción al español lo convirtió en amarillo. Fue su última obra. Sufre un ataque de tuberculosis en la cuarta representación y le llevan urgentemente a su domicilio. Muere a las pocas horas. Hay quien piensa que al morir llevaba puesta una bata verde, siendo en Francia el verde el color supersticioso, así como en Italia e Inglaterra es el morado. Esta superstición es una de tantas incógnitas que giran alrededor de este célebre comediante protegido por el hermano del rey Luis XIV, Felipe I de Orleans, que consiguió que el monarca convirtiera a su compañía, “L'Illustre Théâtre”, fundada junto con la actriz Madeleine Béjart, en una de las más prestigiosas en la Corte. En el Palais Royal representó sus más conocidas obras como fueron El médico a palos, Don Juan, Tartufo, El Avaro, El Misántropo o Escuela de mujeres, algunas censuradas por su contenido.

Su vida, hasta los 51 años (incluso su propio entierro), siempre estuvo llena de escándalos financieros y sexuales y agrias polémicas con ataques sarcásticos dirigidos a la iglesia, a los jueces, a los burgueses y a los médicos.

Hace unos años, la tesis del novelista Denis Boissier levantó ampollas en el ámbito académico francés. En un polémico libro aparecido en marzo de 2004 titulado “L’affaire Moliere. La grande supercherie littéraire”, expone que no escribió sus obras ¿Quién lo hizo entonces? Pues hay un candidato: su amigo Pierre Corneille quien ha pasado a la historia de la literatura por ser autor de El Cid (1636) o El Mentiroso (1643). Corneille, de ser cierta esta tesis, sería el autor en la sombra o, utilizando el argot periodístico, el “negro literario” que trabajó para Molière tras llegar a un acuerdo secreto con él en 1658 y que duró 15 años, hasta 1673, año en que muere nuestro protagonista. Fue un acuerdo beneficioso para ambas partes. Según Boissier, justo en aquel año es cuando cambia su nombre de Jean-Baptiste Poquelin por el seudónimo de Molière y empieza una nueva etapa en su vida y su obra.

No hay un retrato fidedigno de él ni ningún manuscrito escrito por su mano. Muchos secretos se los llevó a la tumba. Cuando falleció, las leyes religiosas establecían que los actores no podían ser enterrados en el cementerio porque eran “inmorales”. Sin embargo, su viuda solicitó ayuda al rey para que sí pudiera serlo y lo consiguió. Su tumba se estableció en la zona de los niños que no eran bautizados. Sus restos, al igual que los del fabulista La Fontaine, están enterrados hoy en día en el cementerio parisino de Père Lachaise y se le atribuye un epitafio que no aparece por ninguna parte, pero que no carecen de gracia e ingenio: “Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?